El entrenador del Deportivo, Borja Jiménez, se ha solidarizado esta mañana con la plantilla, el cuerpo técnico y los empleados del Extremadura después de que se confirmara la incomparecencia del conjunto de Almendralejo al partido previsto en Riazor. La victoria será para los coruñeses, que se mantienen como líderes en solitario debido a una circunstancia especial e incómoda, según apuntó su técnico. "Es una sensación extraña. Lo único que puedo hacer desde aquí es solidarizarme con la situación que están viviendo ellos. Hemos intentado respetar al máximo y dignificar la competición lo máximo posible. Hemos estado aquí como un día más, pero no hemos podido jugar", razonó Borja después de que se hiciera oficial que el Extremadura no se presentaría en Riazor.

El Deportivo sí acudió a la cita porque no había constancia oficial de que el conjunto rival no acudiría. "No soy nadie para decir lo que podíamos haber hecho, en este caso la Federación. Son normas de competición y nosotros teníamos que acudir", justificó Borja Jiménez.

La incomparecencia del Extremadura es el capítulo final a una semana en la que el conjunto de Almendralejo terminó convocando una huelga debido a los meses de impagos que encadenan. "No sé qué deciros y me siento aquí sin saber qué contaros. Hemos intentado toda la semana que fuera lo más normal posible y empatizando lo máximo posible con unos compañeros de profesión", resumió Borja.

El entrenador aprovechará la presencia esta mañana de los jugadores en Riazor para realizar un entrenamiento de cara a la visita el domingo que viene al Rayo Majadahonda, otro de los equipos de la parte alta de la clasificación. "a ir a casa del segundo clasificado otra vez. Estamos visitando muchas veces al segundo. Son duelos más cercanos en cuanto a clasificación, pero la sensación es que queda muchísima liga. Hasta ahora el equipo con el número de puntos es muy bueno, tenemos muchos a estas alturas de año", apuntó el técnico deportivista.