El Dépor Abanca quiere olvidar la derrota ante el Espanyol regresando al hábito de la victoria. Ese que solo ha abandonado en toda la primera vuelta ante las pericas, el DUX y Osasuna a domicilio. Además de la baja de larga duración de Alba Merino, Miguel Llorente tampoco podrá contar por unas molestias musculares con Laura para el duelo de esta tarde en Pradejón (16.30 horas). El técnico no ve en el grupo secuelas de la derrota de Barcelona y repite que la clave aquel día, hoy y el resto del campeonato es “no dejar de ser nosotras mismas”. El viaje, el frío y el buen ambiente en la grada riojana jugarán en contra de su equipo, que debe abstraerse y pensar en su plan futbolístico. “Si les dejas jugar, te pueden crear problemas. Intentaremos que tengan el mínimo de balón posible para no nos hagan daño”, apostilla.