El estadio Ruta de la Plata vivió el miércoles un episodio que a punto estuvo de suponer una seria catástrofe con la avalancha que protagonizaron los aficionados del Deportivo tras el gol de Alberto Quiles que dio la victoria al Dépor en su visita a Zamora. Tras el tremendo susto, el alcalde de la ciudad, Francisco Guarido, habló habló ayer sobre la reparación del elemento de seguridad del estadio zamorano, un asunto que puso en manos del club rojiblanco. Guarido señaló que, a su parecer, “el mantenimiento del Ruta de la Plata corre a cargo del Zamora CF”, añadiendo que el Ayuntamiento de Zamora no tiene por qué correr con los costes de la valla que se vino abajo y causó varios heridos en el tramo final del encuentro. Sin citar los acuerdos municipales para la cesión y uso de instalaciones por parte del club, el alcalde explicó que las consecuencias del suceso deben ser costeadas por la entidad deportiva considerando que “si se ha caído una valla es como si se caen tres asientos”, dando a entender que el mantenimiento de toda zona del estadio corresponde a la sociedad presidida por Víctor de Aldama.

Álex saluda a la grada mientras el doctor Carlos Lariño, abajo a la derecha, atiende a los heridos. | // LOF Manuel López-Sueiras

En todo caso, dada la trascendencia del hecho y la importancia del elemento de seguridad para el desarrollo de la actividad deportiva en el Ruta de la Plata, Guarido tendió la mano al Zamora CF a la hora de buscar soluciones para la reparación. “No sé si es mucho el coste, pero si necesitan ayuda, lo valoraremos”, aseveró, siendo el concejal de Deportes, Manuel Alesander Alonso, quien se haría cargo del asunto por parte del consistorio.

Alesander Alonso, por su parte, informó ayer a La Opinión El Correo de Zamora, perteneciente al mismo grupo editorial que LA OPINIÓN A CORUÑA, que hoy mismo se procederá a la evaluación del suceso y de los daños —ayer ya visitaron la instalación agentes de la policía científica, según fuentes del Zamora—, pero no se manifestó sobre la posibilidad de reforzar de alguna manera la seguridad de la instalación deportiva para evitar que puedan volver a producirse accidentes como éste que fue protagonista en la mayoría de los medios de comunicación nacionales. El concejal de Deportes recalcó asimismo que el suceso se produjo por la imprudencia de un gran número de personas que se abalanzaron sobre la barandilla que separa la grada del terreno de juego, “como queda patente en el hecho de que la valla quedó totalmente retorcida por el exceso de peso de las decenas de personas que se apoyaron sobre ella en el momento de celebrar el gol del equipo gallego”.

El deportivista que se fracturó el tobillo recibió el alta hospitalaria

El aficionado del Deportivo que se fracturó un tobillo al desplomarse la valla de una grada el miércoles en el Ruta de la Plata recibió ayer el alta hospitalaria y regresó a A Coruña, donde deberá ser operado, según informó el club blanquiazul. El hombre tiene 62 años. Otros cuatro seguidores blanquiazules, de 20, 22, 41 y 45 años, sufrieron contusiones por las que necesitaron asistencia en el hospital Virgen de la Concha de Zamora, pero fueron dados de alta al poco tiempo de llegar al centro sanitario. La valla de la zona de la grada donde estaba la afición del Deportivo se derrumbó en la celebración del gol de Quiles, que dio la victoria a los blanquiazules. Varias decenas de aficionados cayeron desde la grada, a una altura de un metro, al ceder la protección. Tanto los jugadores, como el cuerpo técnico y el resto de miembros de la expedición blanquiazul, con el doctor Carlos Lariño al frente, se interesaron desde el primer momento por el estado de los seguidores blanquiazules que se vieron afectados por el suceso.