Kiosco

La Opinión de A Coruña

Fútbol - Deportivo

El Dépor se descuelga

La victoria del Racing de Santander deja al equipo a seis puntos del liderato - Los blanquiazules, más cerca de caer del ‘play off’ que de la primera posición

Mario Soriano intenta superar a dos jugadores del Badajoz el sábado en el Nuevo Vivero.

El Deportivo se marchó de Badajoz con las peores sensaciones posibles y ya sin argumentos para enmascarar la grave crisis de juego y resultados en la que se ha instalado desde el comienzo de la segunda vuelta. Cinco puntos de los últimos 21 posibles reflejan la delicada situación del equipo y de su entrenador, Borja Jiménez, que hasta la debacle del sábado se había resistido a asimilar el mal momento de los suyos. El revés en el Nuevo Vivero hizo imposible que pudiera rescatar algo, como había hecho en los tropiezos anteriores, por la mala imagen general y las dudas crecientes alrededor del proyecto. Una jornada más, el Deportivo le puso en bandeja al Racing de Santander la ocasión de escaparse en el liderato y los cántabros no la desaprovecharon. La distancia aumenta y con ella los problemas para el Dépor.

El ascenso directo, cada vez más lejos. La victoria racinguista aleja la primera plaza a seis puntos, siete si se suma el golaveraje. Son tres partidos a falta de once jornadas. Es la misma ventaja que el equipo blanquiazul ha dilapidado desde el comienzo de la segunda vuelta. El margen sobre el segundo se ha esfumado hasta perder el liderato y lo mismo ocurre con la zona de play off. El Deportivo ya está más cerca del sexto que del primero. Cinco puntos lo separan de la UD Logroñés, que ahora mismo marca la frontera con la zona de promoción. La mala dinámica reciente provoca incluso que pueda peligrar esa posición para disputar las eliminatorias por el ascenso ante el empuje que demuestran los perseguidores.

Frenazo de juego y resultados. La derrota en Badajoz agravó la crisis en la que está inmerso el equipo. Por primera vez esta temporada estuvo lejos de competir frente a un rival que explotó al máximo las debilidades que han venido mostrando los blanquiazules. Algunas ya se intuían, pero otras se acrecentaron con el planteamiento que escogió Borja Jiménez. El rombo que colocó en el centro del campo no pareció lo suficientemente asimilado por los jugadores y las grietas defensivas de las últimas semanas se agrandaron. Tampoco mejoró la circulación de la pelota, hasta hace no mucho uno de los rasgos más representativos del juego deportivista.

Los jugadores, bajo la lupa. El tropiezo en Badajoz aumenta las dudas alrededor de Borja Jiménez, cuestionado por su inmovilismo y las pocas soluciones que está aportando a los problemas del equipo, pero también apunta a la plantilla. El sábado algunos quedaron señalados por su alarmante momento de forma y la nula reacción que mostraron sobre el césped a la intensidad del Badajoz. El técnico también es responsable de la insistencia en determinados futbolistas, muy lejos del nivel que demostraron en otras fases del campeonato. Es el caso de Jaime, sustituido en el descanso y a cada paso menos solvente como acompañante de Lapeña. Tampoco Miku justifica con sus actuaciones la confianza que Borja Jiménez mantiene en él. Algo parecido ocurre con Mario Soriano en la mediapunta.

Un equipo sin recursos ofensivos. Toda la efectividad que había mostrado el Deportivo en la primera vuelta se ha esfumado por completo. Hace dos meses que Miku no marca y Quiles y Noel tampoco pasan por su mejor momento. El sábado volvió a quedarse sin anotar y ya suma cinco partidos de los último ocho en lo que no ve portería. En la segunda vuelta apenas contabiliza cuatro goles y se ha convertido en el equipo que menos marca de todo el grupo. Tampoco Borja Jiménez ha encontrado las soluciones necesarias en ese apartado, incapaz de imprimirle velocidad al juego y aportarle nuevas alternativas.

Compartir el artículo

stats