Borja Jiménez destacó ayer por encima de todo el conseguir una victoria muy necesaria para el equipo después del tropiezo en Badajoz y las malas sensaciones que dejó en el equipo. “Necesitábamos ganar, por lo civil o lo criminal”, manifestó el técnico del Deportivo.

El entrenador blanquiazul dejó un poco de lado el juego del equipo, que no estuvo de nuevo a la altura de lo que se podía esperar. “Nos tenemos que dar cuenta de que los jugadores son personas, cuando las cosas no te van bien le coges miedo a todo. Teníamos muy claro que hoy no íbamos a mostrar nuestra mejor versión. Por muy bien que han entrenado durante la semana, por todas sus ganas, tenía muy claro que cuando el balón comenzase a rodar nos iba a costar. Contento por la victoria, habrá que ir poco a poco. No podemos pensar en la racha de antes. Hemos ganado hoy (por ayer), quedan 10 partidos para intentar ganar los diez. Es buen momento para hacer borrón y cuenta nueva”, reflexionó.

Borja Jiménez, sin embargo, reconoció que al equipo le faltó frescura para imponerse a un rival que incluso tuvo oportunidades con un jugador menos. “Hemos estado más imprecisos de lo habitual, pero partiendo del contexto de lo que venía arrastrando el equipo. Entiendo al aficionado, que después del otro día quiera ver la mejor versión del equipo. Los jugadores son humanos, te cuesta y es algo normal. Hemos estado más imprecisos que muchas semanas, pero entiendo esa imprecisión. En cuanto a estructura de juego teníamos un jugador más por fuera y la llevábamos fácil, se trataba de atacar el espacio. Si hubiéramos estado más precisos... El plan de partido era claro, buscamos presión alta, tuvimos situaciones de robo para hacer gol”, analizó.

El mayor contratiempo fue la posible lesión de Miku, que podría perderse el encuentro del domingo que viene contra el Celta B en el estadio de Balaídos. Borja Jiménez, a pesar de la carga de partidos del venezolano, y sabiendo que en Vigo tampoco podrá contar con Noel, no lo sustituyó. “Ahora que se ha lesionado, podemos decir que igual hubiese sido mejor cambiarlo. Pero nunca se sabe. Normalmente acaba casi todos nuestros partidos, por lo que entendemos que nos aporta. Es un jugador muy importante”, justificó el técnico su decisión.

La victoria de ayer es balsámica para el equipo y también para el entrenador después de varias semanas complicadas. “Se han liberado, sabían que iba a costar. Les vuelves a escuchar contentos, era algo muy necesario para todos. La victoria nos va a ayudar. Sabiendo que estos procesos no son de un día para otro. Es un buen punto para las finales que nos quedan. Yo a nivel anímico bien, contento, hemos vuelto a ganar, hemos trabajado mucho la semana. No estoy liberado, este es un camino muy largo, la exigencia del club es la máxima, con la responsabilidad de ganar cada siete días”, razonó.

Borja Jiménez también destacó la aportación de Quiles, autor de dos goles. “Me alegro por Quiles, es un jugador que necesita el gol para su mejor versión. A partir del gol ha estado más liberado. Le va a ayudar muchísimo, no tengo ninguna duda. Nos ha dado muchísimo durante todo el año, estas jornadas vamos a depender en parte de su nivel y de los de arriba”, apuntó.