Kiosco

La Opinión de A Coruña

Quiles ejerce como pichichi

Los goles del delantero iluminan a un Deportivo gris y todavía sin confianza

Quiles ante la Cultural Leonesa Arcay | Roller Agencia

Fue marcar el gol que abrió el camino de la victoria para el Deportivo y señalarse el nombre en la camiseta como gesto de reivindicación. Habían sido dos partidos consecutivos en el banquillo los que encadenó Quiles, que ayer ejerció como pichichi del equipo. Sus tantos —lleva 12 ya— fueron la mejor noticia en medio de la preocupante sequía que atravesaba el conjunto blanquiazul, por encima de un juego que continúa lejos de hacer que desaparezcan las dudas por la irregular dinámica durante la segunda vuelta.

El Deportivo necesitaba ganar, pero hizo poco más allá de los tantos del onubense, el gran dinamizador del equipo ayer contra la Cultural junto a William y Héctor Hernández. Los tres se adivinan imprescindibles en un conjunto alicaído y que se parece en poco al que dominó con autoridad la competición hasta hace un par de meses.

Ayer lo intentó con un regreso a los orígenes, con Álex Bergantiños de nuevo en el centro del campo como ancla, pero sin demasiados recursos para imponerse a uno de los rivales más flojos que han pasado esta temporada por el estadio de Riazor. Le cuesta al Deportivo, zarandeado por sus resultados recientes y la pérdida de confianza que han provocado en la plantilla, por eso resulta complicado descifrar los motivos por los que Borja Jiménez prescinde en ocasiones de jugadores como Quiles o William.

Se vuelve todavía más difícil si se atiende a la confianza que demuestra en otros, como en el caso de Miku. Las actuaciones del venezolano hacían pensar en que la acumulación de partidos quizá sugerían que descansase, pero el técnico insistió ayer hasta el punto de que tuvo que retirarse lesionado tras otra actuación gris. Lo más probable es que no esté contra el Celta B, como tampoco estará Noel. A Quiles le volverá a tocar ejercer de pichichi.

Compartir el artículo

stats