Kiosco

La Opinión de A Coruña

Volver a la costumbre de ganar

El Deportivo visita al filial del Athletic en busca de encadenar de nuevo dos victorias consecutivas

Rafa de Vicente, Juergen, Quiles y Héctor celebran un gol en Riazor. | // ARCAY / ROLLER AGENCIA

El Deportivo ya juega contra sí mismo, porque no parece que en este tramo final del campeonato pueda dar alcance al Racing de Santander. La meta del equipo consiste en asegurar la segunda plaza de la clasificación, recuperar sensaciones de cara al play off y quizá, como defiende su entrenador, meter “presión” a los cántabros.

Ganar representa una terapia para los deportivistas, lejos todavía de esa versión dominadora de la primera mitad de la temporada que se esfumó desde comienzos de año. Poco a poco va mejorando y sumando buenos tramos de juego durante los partidos, como ocurrió el pasado fin de semana contra la Cultural Leonesa. El equipo blanquiazul, sin embargo, todavía está débil y dubitativo. Encadenar dos victorias por primera vez en meses le impulsaría.

Las bajas no le han ayudado y contra el filial del Athletic (12.00 horas) Borja Jiménez volverá a estar muy condicionado por ellas. Trilli y Víctor García siguen al margen y sin fecha todavía de regreso, por lo que al técnico le volverá a tocar una vez más improvisar en el lateral derecho. Villares, que si juega al menos 45 minutos renovará de manera automática por una temporada más al margen de las negociaciones que mantiene con el club para ampliar su contrato, se perfila de nuevo como el recurso de urgencia para la defensa.

Diego Aguirre y Menudo tampoco están disponibles para el partido de este mediodía, pero Borja Jiménez al menos recupera jugadores en la delantera. Quiles regresa después de un partido de sanción y Miku tras la lesión muscular que sufrió contra la Cultural Leonesa y que le hizo perderse los compromisos ante Celta B y Rayo Majadahonda.

Sus regresos alivian una situación comprometida para el técnico, que la jornada pasada solo pudo contar con Noel en el ataque. El canterano se perfila una vez más como titular dadas las buenas sensaciones que dejó ante el Rayo Majadahonda prácticamente en solitario. No parece que Miku le vaya a quitar el sitio después de su lesión y del mal momento de forma que atravesaba.

Imprescindible en ese ataque se presenta la participación de William de Camargo, quizá el jugador más importante de este tramo reciente de la temporada. Su desequilibrio y verticalidad ha compensado la falta de ideas del equipo y aparece como un recurso irrenunciable por los problemas de juego deportivistas.

Enfrente estará un Bilbao Athletic renovado tras la llegada de Patxi Salinas al banquillo. El exjugador ha imprimido su propio sello y serán pocos los jugadores que repetirán en la alineación con respecto al empate de la primera vuelta en Riazor.

Compartir el artículo

stats