Kiosco

La Opinión de A Coruña

El Dépor se cae en las áreas

Los problemas del equipo en ataque y defensa retratan su hundimiento en la segunda vuelta - En los últimos doce partidos ha encajado más que en los 19 anteriores del campeonato

Mackay intenta atrapar un balón en el partido contra el Rayo Majadahonda en Riazor. | // CARLOS PARDELLAS

Hace tiempo que el Deportivo dimitió del ascenso directo y que debería haberse centrado en preparar de la mejor forma posible el play off en el que se decidirá la otra plaza en Segunda División. Si la reclamación por alineación indebida del Bilbao Athletic no lo remedia, la distancia con el Racing de Santander se habrá disparado a los once puntos a falta de siete jornadas para el final del campeonato. Lejos de mitigarse, el hundimiento en la clasificación de los blanquiazules se ha acentuado en la segunda vuelta debido a una profunda crisis de juego y resultados que no da síntomas de abandonar. En Lezama las sensaciones volvieron a ser muy pobres y no permiten que se incrementen las esperanzas de cara a esa liguilla por el ascenso que se disputará en Galicia. El hundimiento del Deportivo tiene su mayor reflejo en las áreas, pero los problemas en el juego van más allá en esta segunda vuelta de la temporada.

Debilidad defensiva. El equipo blanquiazul se distinguió desde el inicio del campeonato como uno de los más sólidos defensivamente de toda la categoría, pero esa consistencia se ha esfumado. La pérdida de seguridad en el área propia es en parte consecuencia de la crisis de identidad que atraviesa el juego del equipo. De aquel fútbol-control que le permitía dominar los partidos sin demasiado brillo pero también sin sobresaltos ya no queda mucho y las fórmulas que ha ido probando Borja Jiménez tampoco han funcionado. Esos problemas han tenido su reflejo en los números del equipo a nivel defensivo, que se han desplomado en la segunda mitad del campeonato. De encajar tan solo once en toda la primera vuelta, el Deportivo ha recibido ya 13 en los doce encuentros disputados de la segunda. El contraste es todavía mayor si se compara con las primeras doce jornadas de la temporada. Tan solo cinco veces tuvo que recoger Mackay el balón de su propia portería en el inicio de la competición. La fortaleza se ha transformado en fragilidad, con el agravante de que en el área contraria las cosas no van mejor.

Sequía en la delantera. El Deportivo también ha perdido contundencia en la delantera y a duras penas se sostiene con la aportación de los goles de Quiles. Hace ya más de dos meses que Miku no marca, aunque las dos últimas semanas estuvo lesionado y reapareció en el partido del domingo en Lezama. Una mezcla de falta de puntería, representada la jornada pasada en el mano a mano que desperdicia Doncel delante de Agirrezabala, y lagunas en el juego han lastrado al equipo en el último tramo de competición hasta convertirlo en uno de los que menos marcan de todo su grupo. Diez goles lleva en los doce partidos de la segunda vuelta, lo que hace que el balance sea negativo (13 encajados). Hasta el ecuador de la competición, el conjunto blanquiazul marcó 32 goles, impulsado por la aportación de Quiles y Miku y la ilusionante irrupción de Noel. El equipo prácticamente vivía de sus tantos y cuando sus números decayeron nadie ha recogido el testigo.

Una sangría de puntos. El mal momento del Deportivo se ha traducido en una pérdida de puntos importante que lo ha descabalgado de la lucha por el ascenso directo. En la segunda vuelta, a falta de ese recurso por la presumible alineación indebida del Bilbao Athletic en el partido del domingo, tan solo ha sumado 15 y quedaría encuadrado en la parte baja de una clasificación virtual. El Racing de Santander ha logrado 32 en un tramo de campeonato impoluto, lo que explica el vuelco que se ha producido en la clasificación, pero también el Racing de Ferrol se ha disparado con 27.

El DUX, un rival de los que más goles encaja pero también con facilidad para marcar

El Deportivo recibirá el domingo (12.00 horas) al DUX de Madrid con el objetivo de afianzar la segunda plaza en la clasificación. Será uno de los partidos que le faltan al conjunto blanquiazul en un calendario sobre el papel asequible. El equipo que dirige el exjugador deportivista Alfredo Santaelena se ha mostrado irregular durante todo el campeonato y no ha conseguido nunca alejarse de las posiciones de descenso. En el segundo tramo de la competición los problemas se han evidenciado para los madrileños, uno de los visitantes más débiles y también de los que más goles encajan. El DUX ha sumado 13 puntos en lo que va de segunda vuelta, dos menos que el Deportivo, lo que evidencia el mal momento que atraviesan los blanquiazules. El equipo madrileño, sin embargo, no se ha mostrado fiable como visitante y tan solo ha logrado ganar cuatro encuentros lejos de su campo. Además, el conjunto de Alfredo es de los que más encajan de todo el grupo. A estas alturas ha recibido 43 goles, pero también marca con facilidad. Los madrileños llevan a favor 41 tantos y serán una amenaza el domingo en Riazor.

Compartir el artículo

stats