Kiosco

La Opinión de A Coruña

El Dépor, ante un promedio imposible

Los números del Racing de Santander en la segunda vuelta serían inalcanzables para los blanquiazules incluso repitiendo los puntos de la primera mitad de la temporada si no se hubieran desplomado

Miku y William se encaran con varios jugadores del Racing de Santander en el partido en Riazor. VICTOR ECHAVE

El Deportivo se ha ido despidiendo poco a poco, semana a semana, de sus opciones de ascenso directo en una segunda vuelta para el olvido. El equipo está muy lejos de los registros que firmó en la primera mitad del campeonato y además se ha encontrado con un rendimiento del Racing de Santander muy por encima de su mejor versión. Los números de los cántabros son tan superiores en el segundo tramo de la competición que a los blanquiazules les resultaría imposible superarlos incluso si calcasen los de la primera vuelta.

El Deportivo firmó 43 puntos hasta el ecuador de la temporada, con un promedio de 2,26 por partido. De repetir esos registros en la segunda mitad del curso, acabaría con 86. Lo que ocurre es que el Racing de Santander se ha disparado de tal manera que a al equipo de Borja Jiménez no le daría para alcanzarlo.

El conjunto cántabro suma en las 14 jornadas disputadas hasta ahora de la segunda vuelta 38 puntos —el doble que el Deportivo a falta de que se resuelva el recurso por la alineación indebida del Bilbao Athletic— y se ha afianzado en el liderato de tal manera que su ascenso a Segunda División es cuestión de días.

El promedio de puntos del Racing desde el ecuador de la competición es de 2,71. De mantenerlo en los cinco partidos que faltan hasta el final de la competición podría alcanzar los 51 en la segunda vuelta y acabar la temporada con 88.

Al Deportivo no le valdría con repetir los 43 de la primera vuelta para arrebatarle el liderato, pero es que hace ya tiempo que el al conjunto blanquiazul se le escapó la posibilidad de ascender de manera directa. La profunda crisis de juego y resultados en la que se instaló el equipo desde comienzos de año frustró cualquier opción de repetir los números de una primera vuelta que el Dépor dominó con autoridad frente a la mayoría de sus rivales. Solo el Racing de Santander mantuvo a duras penas el ritmo de los de Borja Jiménez, pero todo se torció a partir de las tres derrotas consecutivas que los deportivistas encadenaron en la primera mitad del mes de febrero.

La consecuencia directa es un segundo tramo de la competición muy pobre, lastrado por los problemas que han arrastrado a domicilio. Hace ya tres meses que no se logra una victoria como visitante y a Borja Jiménez no le quedó más remedio el domingo después del empate en Talavera que reconocer el pobre rendimiento del equipo lejos de Riazor. “La segunda vuelta fuera de casa es muy mala. No nos vamos a engañar y hay que decirlo. Tenemos suerte que solo queda uno y el play off se va a jugar en casa”, admitió el técnico deportivista.

En las últimas seis salidas, el Deportivo tan solo ha sido capaz de sumar tres puntos, lo que influido de manera directa en el promedio de la segunda vuelta. El equipo blanquiazul suma 19 después de 14 jornadas, una media de 1,35 por partido que le alejan no solo de los números del Racing de Santander sino también de la parte alta de una hipotética clasificación de la segunda vuelta de la temporada.

La diferencia es amplia también con el Racing de Ferrol, con el que el Deportivo se disputará probablemente la segunda plaza de la tabla que otorga ventaja en el play off de ascenso. En caso de empate en las dos eliminatorias al final de una prórroga, se clasificaría el que finalice el campeonato en mejor posición. Eso no es poco, y más tratándose de un Deportivo que estos días busca recuperar sus mejores sensaciones para afrontar esa fase final para regresar al fútbol profesional.

Lo está consiguiendo a medias, porque alterna buenas actuaciones como la que firmó contra el DUX de Madrid en Riazor con fiascos en los que las sensaciones no son las mejores. Le ocurrió el domingo en Talavera, donde dejó una primera parte muy gris y reaccionó en la segunda. La falta de acierto en el área contraria, sin embargo, acabó penalizando a los deportivistas una vez más lejos de Riazor.

Compartir el artículo

stats