Kiosco

La Opinión de A Coruña

Diego Aguirre Lateral izquierdo del Deportivo

“No tener la segunda plaza asegurada viene bien para llegar mejor al ‘play off”

“Es bueno para no relajarnos y llegar con las mejores sensaciones, sobre todo para tener confianza”

Diego Aguirre, ayer en la ciudad deportiva de Abegondo después del entrenamiento. | // VÍCTOR ECHAVE

Diego Aguirre (Toledo, 1990) afronta el final de la temporada con el papel protagonista que buscó desde su aterrizaje en el club el verano pasado. El lateral izquierdo ha encontrado un hueco en las alineaciones de Borja Jiménez y encadena titularidades antes del tramo decisivo del campeonato y del play off en el que el Deportivo se jugará su regreso al fútbol profesional. Después de una semana sin competición que le ha servido para refrescar la “cabeza y las piernas”, el defensa analiza la situación del equipo y su papel en las jornadas recientes antes de recibir el sábado al Tudelano en Riazor.

¿Le costó más de lo que esperaba lograr el papel protagonista que ha tenido en los últimos partidos?

Ha sido una temporada difícil. No me esperaba tener tan pocos minutos como he tenido, pero el objetivo es ascender y si estás bien los últimos partidos todo lo demás se olvida. Estar jugando ahora me da esa dosis de confianza que necesita cualquier futbolista para sentirse bien y tener en la mente cosas positivas.

Además ha encontrado continuidad en su puesto después de que Borja Jiménez le probara en la derecha, ¿la llegada de Antoñito también ha supuesto un alivio para usted?

Si me dicen al principio de mi carrera que iba a jugar de lateral derecho hubiera dicho que imposible, pero en los dos partidos que jugué me encontré bien. No es mi posición, pero con los pocos minutos que he tenido fue bienvenido. Para mí no es un alivio que venga Antoñito, pero para el equipo sí porque nos ayuda un montón. Nos aporta muchísimo por sus características.

Buena parte de la mejoría del equipo ha llegado desde que se ha recuperado la profundidad en los laterales...

Sí. En este equipo todos los laterales, tanto Héctor como yo, como Trilli, Víctor y Antoñito, aportamos mucho en ataque. Nuestro juego se basa mucho en la profundidad de los laterales y si estamos bien se nota.

De lateral derecho no se veía, ¿sí se imaginaba que iba a retrasar su posición desde el extremo izquierdo a la defensa?

Sí me veía. Cuando debuté en Segunda B lo hice de lateral. Ahí sí me veía, pero de lateral ofensivo. En equipos que no proponen o no juegan el balón me cuesta más.

Cada vez es más común esa transformación de extremos en laterales en el fútbol actual...

En el fútbol moderno el extremo puro que se iba por fuera y centraba se ha perdido. Ahora los extremos se van hacia adentro y se da más protagonismo a los laterales. En ese sentido, el fútbol ha evolucionado y han cogido más protagonismo los laterales.

¿Por qué cree que ha pasado?

Puede que porque el fútbol cada vez se ha vuelto más táctico, más ordenado y hay que buscar espacios por algún lado. Los movimientos de arrastre de los extremos hacia adentro hacen que se muevan los laterales y entonces pueden sorprender los laterales rivales. Los extremos ahora juegan más cerca del punta para buscar más espacios.

¿A usted le gusta?

Pues sinceramente... el fútbol moderno tiene sus pros y sus contras. Se ha vuelto un poco monótono, no hay esa diversión, esas idas y venidas que para el espectador son más bonitas. Todo se ha vuelto más táctico, más mecánico.

Hay quien piensa que ha venido de la mano de una influencia cada vez mayor de los entrenadores, muchos equipos ya se identifican más por sus técnicos que por sus jugadores...

Al final son los que mandan. No sé si ha influido, pero sí que el fútbol se ha modernizado mucho y se ha vuelto más mecánico todo. Antes, hace diez o quince años, podías ver jugadores que destacaban mucho y lo hacían todo, pero ahora es el equipo el que destaca. Ahora no hay un jugador, excepto Messi o Cristiano, que haya brillado por encima del resto. Es más un conjunto y por eso quizá se suele hablar más de méritos del entrenador.

La segunda plaza todavía no está garantizada, pero el play off ya está ahí a la vuelta de la esquina, ¿puede despistar?

No tener la segunda plaza asegurada nos puede venir bien para no relajarnos y llegar con las mejores sensaciones al play off, sobre todo para tener confianza y que nos salgan las cosas.

¿Las posibles combinaciones en las eliminatorias y los resultados sorprendentes que siempre hay en los finales de temporada pueden hacer que la segunda plaza no sea tan apetecible?

Por cómo serán el play off y los cruces, sabiendo también que al segundo le pueden valer los empates, acabar segundos es nuestro objetivo principal. Nos vendría bien y hacer los máximos puntos posibles porque los rivales van a tener que salir a ganar y no a encerrarse. Nosotros con espacios somos bastante peligrosos.

Y además en Riazor...

Riazor nos está dando ese punto que necesitamos para tener esas sensaciones. Tenemos ese punto de intensidad, ya sea por la gente, porque te motiva más. Jugar en nuestro estadio nos puede dar ese plus.

¿Han espantado ya todos esos fantasmas que les perseguían con las actuaciones contra el DUX de Madrid y la UD Logroñés?

Llevábamos tiempo buscando unos partidos así y cuando te salen ganas confianza, que en este tramo es lo principal. Ver que en las primas jugadas ya entra el gol, ir a un balón y robar... Todas esas sensaciones las estamos recuperando.

¿Todo eso fue lo que les faltó cuando la temporada empezó a torcerse y se esfumó la opción del ascenso directo?

Fue un poco de todo. Los equipos se encerraban, nos aturullábamos un poco y al final nos relajábamos porque teníamos mucho dominio y nos marcaban. Hacíamos un montón de cosas, pero el rival con una ocasión nos hacía gol. Entramos en ese bucle y nos costó la primera plaza. Trabajamos para olvidar todos esos fantasmas.

¿Le ha costado asimilar que la primera plaza quedó atrás hace mucho?

Sí. En la primera vuelta veía que todo nos salía redondo y que era muy bonito, pero pensaba que igual nos venía la racha en el peor momento y lo pagábamos. Fue un palo, pero el ascenso todavía es posible. Puede ser más bonito incluso que hacerlo como primeros. Es más sufrido, porque a la gente le puede dar un infarto, pero los jugadores se hacen en las situaciones difíciles.

Buena parte del futuro está condicionado por el ascenso, también el de jugadores como usted...

Es verdad. Si no ascendemos yo no tendría contrato, pero estaría encantado de renovar subamos o no. La ciudad me gusta, al club le he cogido mucho cariño y me encuentro muy a gusto. Venir aquí ha sido un paso adelante porque es un reto ascender con el Deportivo. La primera vez que pisé Riazor me quedé impresionado por la presión de la gente, el estadio... ha sido un paso adelante lo tengo claro.

Compartir el artículo

stats