La reacción del Dépor, cimentada en Riazor, y la irrupción de Antoñito han empujado a Borja Jiménez a apostar por la continuidad en su once. La recuperación del lateral, con problemas físicos durante los últimos días, posibilita que Diego Villares siga en el centro del campo junto a Álex y Juergen. Las bandas serán para Mario Soriano y William de Camargo y el ataque para Quiles. Miku deberá seguir esperando.

En defensa todo Diego Aguirre y Borja Granero se consolidarán en el lateral izquierdo y el centro de la zaga tras arrebatarle la titularidad hace dos semanas a Héctor Hernández y al lesionado Jaime, que vuelve. A su alrededor nada cambia con Mackay en portería y Antoñito y Lapeña completando la defensa.