El Deportivo Abanca no pudo pasar ayer del empate sin goles (0-0) contra el DUX Logroño en Riazor y, después de dejarse sus opciones de ascenso, se complica incluso la posibilidad de abandonar las posiciones que obligan a disputar el play off por la permanencia.

Las blanquiazules no consiguieron imponerse a un rival directo para evitar la zona de lucha por la salvación y que además jugaron casi toda la segunda mitad con una jugadora menos.

El Deportivo Abanca agudiza así su profunda crisis de resultados y encadena ya cuatro jornadas consecutivas sin ganar. Además, prolonga su pobrísima segunda vuelta, en la que solo han conseguido sumar 10 puntos en 13 partidos.

El siguiente rival será el Oviedo Moderno a domicilio. El Dépor Abanca es séptimo con 47 puntos, a dos de la salvación.