Kiosco

La Opinión de A Coruña

Tres nombres para cerrar un once de play off para el Deportivo

Borja Jiménez tiene ocho fijos y busca a un central, un lateral izquierdo y un futbolista ofensivo para redondear su apuesta | Granero, Jaime, Héctor, Aguirre, William y Miku son los seis candidatos

14

El Dépor trabaja en Riazor a puerta cerrada Víctor Echave

Borja Jiménez ha sido amigo en sus meses en el Deportivo de ir rotando, de mover el árbol, de alternar sistemas y dar oportunidades, pero siempre apoyado en un núcleo duro que poco a poco se ha ido ampliando hasta el punto de que, a falta de dos partidos para el final de la liga, solo le quedan por cerrar tres nombres para esa formación titular tipo que espera alinear en el play off de ascenso a Segunda División, a disputar en Galicia.

El técnico abulense cuenta con ocho fijos en estos momentos y su radar está puesto en la búsqueda de un central, de un lateral izquierdo y de un futbolista ofensivo. Borja Granero y Jaime Sánchez se disputan ser el acompañante de Lapeña; Héctor Hernández y Diego Aguirre mantienen el pulso en el flanco izquierdo y en ataque Miku pide paso, con lo que Quiles pueda acabar cayendo a la banda derecha y William de Camargo o Mario Soriano caerse de la apuesta inicial. El brasileño es el que tiene más opciones de ser el sacrificado al haber sido el primer cambio ante el Tudelano y por la fe que siempre ha tenido Borja Jiménez en el cedido por el Atlético, incluso en los momentos de menor rendimiento.

Lo que sí parece asentada es la estructura actual de equipo que es muy parecida a la del inicio de temporada. Llegó Borja a coquetear también con la defensa de cinco, pero quince minutos desastrosos ante el Celta B en Balaídos acabaron por sepultarla. Antes llegó a jugar con el tridente Miku-Quiles-Noel y aparcó el trivote. Han pasado los meses y se ha demostrado que el dibujo actual con cuatro defensas, tres mediocentros, dos futbolistas partiendo desde banda y un delantero es el que mejor sienta al equipo. Todo con una defensa adelantada y apuesta ofensiva, siempre desde la posesión y el control de los partidos, no en el vértigo, y en las transiciones.

Trío base, bajas dolorosas

Mackay, Lapeña y Juergen han sido fijos toda la temporada. A ese trío se sumó durante muchos momentos Miku, pero el venezolano ha estado en este 2022 por debajo de lo que se esperaba de él tras un gran final de 2021. Una lesión y la falta de puntería le llevaron a estar cuatro meses sin marcar, una racha rota el pasado sábado ante el Tudelano. Ese tanto y la confianza que ha tenido en él siempre Borja le hacen emerger con fuerza como candidato de última hora. Algo parecido ocurre con Jaime Sánchez, quien se disputa el puesto con un Borja Granero que se ha asentado en las últimas semanas. Eso sí, los tres goles encajados el pasado sábado pueden acabar teniendo alguna consecuencia.

Son dos fuertes pretendientes, no son fijos a día de hoy. En torno a esos tres insustituibles que han sido prácticamente inmunes a las lesiones y a las sanciones, el técnico ha ido construyendo sociedades y un equipo.

Junto a Juergen han jugado con cierta regularidad a su lado Álex Bergantiños y Diego Villares casi siempre con tres futbolistas en esa zona central para equilibrar al equipo y tener más control. El capitán se pasó un tiempo en el banquillo, Villares lo cató en algún momento y Josep Calavera y Rafa de Vicente dispusieron de contadas oportunidades. Al final, se ha ido asentando lo que funcionó al principio del curso.

Los otros tres fijos se encuentran en zonas ofensivas y en el lateral derecho protagonizando casos muy diferentes. Alberto Quiles también podría haber formado parte del selecto club, pero Borja lo dejó en algunos partidos en el banquillo de inicio por la irregularidad que mostró por momentos. Fue menos que en otras temporadas y su crecimiento en los últimos meses es más que evidente. Es ahora mismo el guía ofensivo del equipo, ya sea en la punta de ataque o en la banda derecha.

En uno de los costados se ubicará casi con toda seguridad Mario Soriano. Apareció en los estertores del mercado de verano tras la salida de Yago Gandoy al Coruxo y, aunque llegó en un punto de maduración que le colocaba lejos de la titularidad, el técnico siempre confió en él, le dio espacio y partidos y poco a poco se ha ido asentando y aumentando su nivel. Aun así, podría ser la sorpresa entre los sacrificados con William de Camargo en la recámara.

El último en aterrizar es el que menos dudas genera y el que menos competencia real tiene. Para el Dépor han sido un duro golpe las bajas de Trilli y Víctor y ha estado huérfano y cojo por un costado hasta hace semanas. El ‘2’ de Herrera, Antoñito, le ha dado amplitud y profundidad al equipo, lo ha reequilibrado. Solo una lesión le apartaría del once.

Compartir el artículo

stats