El Dépor no renuncia a doblegar a Unionistas y a acabar la liga con 77 puntos, pero Borja Jiménez está decidido a no correr ni el más mínimo riesgo con los futbolistas apercibidos y con jugadores que llevan muchos partidos en las piernas esta temporada. El técnico abulense preparó ayer un partido en uno de los campos de Abegondo en el que ensayó con un once para este sábado en el que solo repetirían Jaime Sánchez y Álex Bergantiños.

Ian Mackay dejaría su lugar a Pablo Brea y en defensa serían alineados Doncel, Jaime Sánchez, Trigueros y Diego Aguirre. Ya en la medida el trivote lo formarían Álex, Granero y Calavera, mientras que en el ataque sería para Álvaro Rey, Noel y Mario Soriano. La única duda es si Granero bajará a la defensa para formar una retaguardia de cinco o se quedará en el centro del campo. La única vez que el equipo jugó con cinco atrás fue en el primer cuarto de hora en Balaídos y el experimento no salió del todo bien.

Héctor Hernández y William de Camargo están sancionados y Miku y Quiles están apercibidos de sanción. El resto de posibles ausencias ante los salmantinos, por decisión técnica.