Kiosco

La Opinión de A Coruña

Desliz indoloro antes del Linares

El Dépor cumple el trámite del cierre liguero sin sorpresas desagradables en forma de lesiones o sanciones - Evitó pisar el acelerador y Unionistas acabó llevándose el triunfo gracias a un gol del exblanquiazul Rayco

56

Desliz indoloro antes del Linares Arcay / Roller Agencia

El Deportivo logró su objetivo de no perder a nadie para la primera eliminatoria del play off de ascenso, que disputará el próximo sábado en Riazor contra el Linares. De eso se trataba ayer, de conservar todo el potencial intacto para la inminente hora de la verdad. El equipo coruñés cumplió el trámite sin pisar el acelerador, sobre todo en una segunda parte en la que se notó mucho la ausencia de un objetivo clasificatorio por el que luchar. Sí lo tenía Unionistas, que acabó llevándose los tres puntos gracias al tanto del exblanquiazul Rayco. El triunfo no le sirvió a lo salmantinos para meterse en el play off, pero sí para dedicar a su afición un broche de oro a una temporada sobresaliente. El del Dépor está por llegar. El camino empieza el sábado.

Borja Granero salta de cabeza mientras el portero visitante, Salva de la Cruz, intenta despejar el balón. | @PRIMERA_RFEF

Borja Jiménez había anunciado que su prioridad era minimizar los riesgos. Por eso dejó en la grada a varios de sus pilares, como el portero Mackay o los delanteros Miku y Quiles, ambos apercibidos de sanción antes de recibir a Unionistas. El once blanquiazul estuvo plagado de suplentes, pero también salpicado de intocables como Lapeña o Álex, que repetirán desde el inicio el próximo fin de semana. Nada había en juego para el Deportivo, únicamente el orgullo de acabar el campeonato regular con una nueva victoria con la que prolongar la dinámica positiva en la que el equipo se ha instalado en los últimos dos meses de competición. El que sí se lo jugaba todo era Unionistas, que llegó a Riazor dispuesto a apurar sus remotas opciones de acabar aupándose a la quinta plaza para colarse en el play off. Sin embargo, los visitantes no tuvieron prisa a la hora de atacar. Dejaron que el Deportivo llevara la iniciativa en un arranque de encuentro de dominio local, pero sin ocasiones.

Los integrantes de la segunda unidad del Deportivo trataron de agradar y acumular méritos con la esperanza de acabar convenciendo a Borja Jiménez para la eliminatoria del sábado, aunque a medida que fueron pasando los minutos levantaron en pie, en especial tras el descanso. El abulense sorprendió situando a Granero en el centro del campo, aunque con tendencia a convertirse en un tercer central para iniciar los ataques, liberando así a los dos carrileros, Doncel y Aguirre, de lo mejor del equipo en la primera parte. A Granero no le quemó la pelota y supo dar continuidad al juego, bien arropado por Álex y Calavera. En ataque tanto Álvaro Rey como Mario Soriano trataron de desequilibrar, aunque el más entonado fue el canterano del Atlético. Más apagado estuvo Noel López, que apenas entró en juego en unos primeros 45 minutos en los que el Dépor no supo transformar su dominio en ocasiones.

La más clara, a la media hora, nació de un centro de Doncel, que cabeceó Soriano para obligar al portero De la Cruz a evitar el 1-0 con una buena intervención. Unionistas se preocupó más de defender que de atacar, pero también tuvo sus llegadas, incluso más claras que las del Dépor. Primero, una acción embarullada en el área en la que ni De Miguel, ni Íñigo, ni tampoco Cris Montes acertaron a finalizar la jugada tras varios despejes sucesivos. Y después, justo antes del descanso, Espina disparó al poste y el rechace lo aprovechó De Miguel para conectar un potente lanzamiento al que respondió el joven Pablo Brea con una gran intervención. Sin goles se llegó al intermedio, un marcador justo para una primera parte más vistosa en las gradas, con una perfecta comunión entre ambas aficiones, que sobre el césped.

Tras la reanudación Jiménez protegió a Lapeña dejándolo en la caseta y dio minutos a Yeremay, que solo dejó destellos aislados de su calidad. Noel siguió apagado y Soriano continuó liderando la línea ofensiva del Dépor, que trató de competir sin apretar a fondo el acelerador. Imposible no pensar en una cita tan trascendental y tan inminente como la del próximo sábado. Inconscientemente, los blanquiazules se dejaron llevar con una velocidad de crucero insuficiente para sacar adelante el partido ante un rival bien plantado y que se jugaba tanto como Unionistas. Los locales se limitaron a dejar pasar los minutos, como queriendo que llegara el final sin llevarse ningún disgusto en forma de lesión o sanción.

Los salmantinos, por su parte, siguieron a lo suyo, bien protegidos pero sin renunciar a buscar la portería contraria, hasta que la encontraron en un despiste de la defensa local. Rayco recibió libre de marca y no perdonó en el mano a mano ante Pablo Brea. Definió con temple y precisión el canario, cuyo gol sirvió a su equipo y a sus seguidores para mantener las esperanzas de play off hasta el final. El Deportivo tenía veinte minutos largos por delante para buscar la remontada, pero apenas lo intentó. No le importaba el desliz porque era indoloro. Su partido era otro, el del sábado que viene contra el Linares.

Compartir el artículo

stats