Kiosco

La Opinión de A Coruña

Borja y Rubén, un duelo con pasado y presente común

El técnico del Deportivo se jugará el ascenso frente al coruñés tras carreras paralelas y con inicios parecidos en el Valladolid B de la mano de Braulio Vázquez y José Antonio Prieto, ‘Cata’

Rubén de la Barrera y Borja Jiménez dan instrucciones. | // CARLOS PARDELLAS / VÍCTOR ECHAVE

El Deportivo recibirá el sábado (18.00 horas) en Riazor el Albacete en busca de una plaza la temporada que viene en Segunda División. Las miradas estarán centradas en el césped, pero también se dirigirán hacia los banquillos en un duelo marcado por la figura de los dos entrenadores. Borja Jiménez buscará su tercer ascenso a la categoría de plata después de los que logró con Mirandés y Cartagena contra el técnico al que sustituyó al frente del equipo blanquiazul. Para el coruñés Rubén de la Barrera supondrá reencontrarse con su pasado más reciente y con el club del que es seguidor confeso. Los caminos de ambos confluirán en Riazor después de unas trayectorias casi paralelas y con un punto de inicio común.

Borja y Rubén, pasado y presente común

Borja y Rubén pertenecen a la misma generación de entrenadores jóvenes, los dos nacieron en 1985, que se ha asentado en los últimos años en numerosos clubes españoles. Los dos necesitaron abrirse camino hasta donde se encuentran ahora y que alguien decidiera apostar por ellos. En su caso la primera oportunidad les llegó de la mano del exjugador deportivista y actual director deportivo de Osasuna, Braulio Vázquez, y su mano derecha, José Antonio Prieto, Cata.

Recién llegados a la dirección deportiva del Valladolid en 2014 decidieron apostar por un técnico que se abría camino en el fútbol y que la temporada anterior había llamado la atención con el modesto Guijuelo, al que clasificó para la fase de ascenso a Segunda División. Cata, al que se le encargó la tarea de dar forma al proyecto del filial, recordó entonces a aquel joven coruñés con el que había coincidido en los cursos de entrenador.

“Cuando llegamos al Valladolid me encargaron el filial y Rubén tenía un perfil de entrenador que nos gustaba. Lo conocía y era un chico que también estaba muy vinculado al fútbol castellano-leonés. Venía del Guijuelo y tenía relación con él porque hicimos juntos los cursos de entrenador. Ya contaba con un bagaje porque venía de jugar un play off de ascenso”, recuerda el ahora secretario técnico de Osasuna.

De la Barrera ya había conseguido asomar la cabeza y encontró un nuevo impulso en el Valladolid, igual que un desconocido técnico de Ávila por el que Braulio y Cata decidieron apostar la temporada siguiente (2015-16) también en el filial. El salto de Rubén Albés, entrenador del Lugo este curso, al primer equipo como ayudante de Miguel Ángel Portugal tras la destitución de Gaizka Garitano le abrió la puerta a Borja Jiménez del Valladolid B, un salto que asumió con ambición después de foguearse en las categorías inferiores del Pucela. “Borja estaba en el Cadete A y Rubén [Albés] sube al primer equipo como segundo de Miguel Ángel Portugal cuando cesamos a Garitano. Como siempre nos ha gustado promocionar a la gente de casa, Borja asume el reto de Segunda B. Lo conocía de allí, de Castilla y León, y me gustaba su forma de trabajar, en su caso no había una vinculación personal”, explica Cata.

Ambos arrancaron así una carrera en la que han ido evolucionando hasta alcanzar metas como la que buscarán el sábado en Riazor en la final del play off. Su trabajo en el filial del Valladolid les avaló para asumir retos mayores. “Eran entrenadores con una gran capacidad, a los que firmé para priorizar la formación de los jugadores y que han ido evolucionando. Al final han demostrado que su crecimiento ha sido muy alto”, subraya el secretario técnico de Osasuna sobre los dos.

Aquella etapa en el filial vallisoletano les permitió ejercer como formadores sin renunciar a la parcela competitiva. “A nivel de fútbol de rendimiento es otra cosa, pero a nivel de filial, cuando los tuve, lo que les pedíamos era una mejora integral del futbolista. Cuando escoges un perfil para un filial es distinto que para un equipo de rendimiento. Los dos, además de Rubén Albés, aunaron la formación de jugadores que llegaron al fútbol profesional e hicieron grandes años a nivel competitivo en un club que tenía grandes dificultades económicas porque el primer equipo estaba en Segunda División. Su trabajo en Valladolid fue de notable alto”, asegura Cata. “Cuando estás en un filial lo que priorizas es que, si tienes un alumno con talento, hay que ponerle un profesor que le active y estimule. Un buen entrenador es capaz de revalorizar una plantilla a través de la mejora de los futbolistas.”, insiste el secretario técnico de Osasuna sobre la labor de ambos.

Los dos se encontrarán el sábado en Riazor en lo que será también un choque de estilos de juego. Por un lado el orden de Borja Jiménez y del otro la ambición de un Rubén de la Barrera que durante su etapa en el Deportivo tuvo que modificar un poco su estilo por las circunstancias. “Cada uno ve el fútbol diferente. Borja ha ascendido dos veces a Segunda con equipos compactos y equilibrados, aunque es verdad que después en Cartagena jugaba un fútbol espectacular. Son muy diferentes, quizá Rubén es de juego más posicional y Borja es más de transiciones, de que el equipo defienda bien. No es mejor ni peor, son diferentes”, resume Cata.

Tanto Borja como Rubén llegarán al compromiso del sábado con ascensos a sus espaldas, en el caso del técnico deportivista los que logró con Mirandés y Cartagena. “Los dos tienen la experiencia de haber subido en play off. Rubén lo consiguió con la Cultural y Borja con el Cartagena y el Mirandés. Esa experiencia previa les va a ayudar a los dos a centrarse en preparar el partido y no tener demasiado ruido externo que les haga perder la concentración. Ahí los dos están igualados, tienen experiencia y ya lo han vivido”, reflexiona el secretario técnico de Osasuna.

Esa igualdad, según Cata, se trasladará también al césped entre dos conjuntos con números similares a lo largo de la temporada regular. “Son dos equipos que tienen un nivel parecido, pero al Dépor le valen dos resultados y se le puede dar un poco más favorito. El Deportivo se ha ganado esa pequeña ventaja”, asegura.

Compartir el artículo

stats