Kiosco

La Opinión de A Coruña

fútbol - Deportivo

Peligro de pérdida de goles en el Dépor

El Deportivo podría quedarse sin algo más de la mitad de los tantos que consiguió esta temporada debido a la salida del equipo de varios jugadores

Miku y Mario Soriano celebran un gol esta temporada en Riazor. // CARLOS PARDELLAS

El Deportivo tiene por delante un intenso trabajo para rearmar la plantilla y aspirar la temporada que viene de nuevo al ascenso. El equipo necesita refuerzos en prácticamente todas las líneas y la secretaría técnica ya ha empezado a dar los primeros pasos en el mercado después de apostar por la continuidad de Borja Jiménez en el banquillo. Uno de los principales desafíos que afrontará el club será encontrar los goles que perderá debido a las salidas que se producirán en las próximas semanas.

El Deportivo se quedará sin aproximadamente más de la mitad de los tantos que logró en la campaña recién finalizada como consecuencia de la más que probable marcha de varios jugadores. El equipo de Borja Jiménez marcó 58 goles entre el campeonato regular y el play off de ascenso —sin contar los que fueron en propia puerta— y 30 de ellos correspondieron a futbolistas en una situación de incertidumbre.

La continuidad de Miku y Noel, que entre los dos firmaron 16 goles, parece en entredicho en este arranque del mercado y el club ya se ha comenzado a mover para compensar esas cifras. Gorka Santamaría, delantero que militó las últimas tres temporadas en el Badajoz, se perfila como el primer refuerzo blanquiazul para la próxima temporada después de alcanzar un principio de acuerdo con el club.

Santamaría firmó 15 goles el curso pasado en el que fue el mejor registro de su carrera y está llamado a compensar en parte las cifras de Miku (12) y Noel (4), que se perfilan como dos de las bajas en la delantera. El venezolano acaba contrato y su intención era la de asentarse en A Coruña en el tramo final de su carrera, pero el desenlace de la temporada le ha dejado en una situación incierta. Protagonista con sus goles en la primera mitad del curso, su rendimiento decayó en el segundo tramo del campeonato y después sufrió una lesión muscular que le obligó a perderse la fase decisiva de la temporada.

En el caso del canterano, su renovación quedó estancada desde hace meses y será una pieza más que el club podría perder en la delantera. Sus cifras no se acercan a las de Miku, pero el juvenil fue un recurso muy importante en la primera mitad de la temporada hasta que su protagonismo comenzó a menguar. Su último gol fue a comienzos de año contra el DUX Internacional de Madrid, pero la secretaría técnica también deberá encontrar un jugador que ejerza como tercer delantero en el caso de que se acabe confirmando su salida.

Gorka Santamaría, sin embargo, no será suficiente en solitario para compensar todos los goles que perderá el equipo este verano. Soriano, que finaliza su cesión y regresará al Atlético, se convirtió en el tercer máximo anotar del equipo gracias a sus tres goles en la temporada regular y los dos que marcó en el play off. El club podría buscar su continuidad, pero de antemano se presenta como una nueva pérdida.

Algo parecido ocurre con Wiliam de Camargo, autor de tres goles en la campaña recién finalizada, y que deberá regresar al Leganés tras finalizar su préstamo. A él hay que sumar a todos esos jugadores que finalizan contrato y que anotaron algún gol este curso: Jaime Sánchez, Juergen, Doncel, Antoñito y Álvaro Rey.

Los cálculos deportivistas se mantendrán intactos siempre y cuando Quiles permanezca en la plantilla la temporada que viene. Los 20 goles del onubense (18 durante la temporada y 2 en el play off) lo convirtieron en el pichichi del equipo y en el mejor recurso ofensivo del que dispuso Borja Jiménez. Le queda un año de contrato y su intención es cumplirlo, según manifestó hace unos días, pero podrían llegarle propuestas de otras categorías debido a sus números.

El club también tendrá el desafío de cara a la siguiente temporada de encontrar jugadores que puedan colaborar en mayor medida en la capacidad anotadora. El Deportivo dependió en exceso este curso de sus delanteros, especialmente de Quiles y Miku. El primero sostuvo casi en solitario al conjunto blanquiazul con sus tantos en el tramo decisivo del campeonato, cuando el venezolano se lesionó. La escasa aportación de los futbolistas de segunda línea como William de Camargo, Juergen, Villares o Álvaro Rey mermó las opciones del equipo en el tramo más decisivo del curso, cuando todavía mantenía opciones de pelear por la primera plaza con el Racing de Santander y conseguir el ascenso directo.

Compartir el artículo

stats