Kiosco

La Opinión de A Coruña

Un Deportivo por redondear

El Pontevedra pone a prueba al Dépor en Riazor tras sus dos primeras victorias de la temporada

La plantilla deportivista, en un entrenamiento en Riazor. | // VÍCTOR ECHAVE

El Deportivo ha arrancado la temporada de la mejor manera posible, con pleno de victorias en los dos partidos disputados hasta la fecha. Remontó ante la Balompédica Linense en Riazor y se impuso al Mérida la semana pasada en unas condiciones de calor que desaconsejarían jugar al fútbol. La satisfacción, sin embargo, no fue plena a pesar de los triunfos porque la imagen fue la de un equipo lejos de la versión que se espera de él.

La visita del Pontevedra esta tarde a Riazor (19.00 horas) permitirá calibrar el nivel del conjunto blanquiazul en este inicio de competición en el que parecía que las piezas iban a estar un poco más encajadas.

A pesar de que el equipo granate es un recién ascendido, su potencial se aleja de esa condición, tal y como se encargó de recordar el viernes el técnico deportivista, Borja Jiménez. Jugadores como Charles, Rufo, Yelco Pino o Brais Abelenda le colocan un peldaño por encima de aquellos equipos llamados a pelear por mantener la categoría. Su propuesta, además, no desentona demasiado de la blanquiazul.

Al igual que el Deportivo, el Pontevedra también pretende ordenarse a través de la posesión y suele sufrir si no logra dominar los partidos. Hasta ahora, buena parte de los rivales del conjunto de Borja Jiménez han tratado de maximizar los contragolpes y buscar la espalda de una defensa adelantada. Ahí es donde el Dépor deja los mayores espacios debido a sus planteamientos y de donde nacen buena parte de las dudas que rodean al equipo en este primer tramo de la temporada.

Podría esperarse que el Deportivo fuera un equipo más reconocible en estas jornadas iniciales dada la continuidad de Borja Jiménez y que el técnico está empleando al bloque sobre el que se apoyó el curso pasado para construir un equipo de referencia, pero la realidad es que el conjunto blanquiazul parece todavía en construcción. A pesar de que los fichajes todavía no han encontrado un hueco en las alineaciones y de que en los dos primeros partidos hasta ocho jugadores ya formaban parte de la plantilla del curso pasado, el Deportivo tiene un aroma de provisionalidad que debería comenzar a despejar.

Esta tarde la alineación titular podría presentar más cambios, especialmente en el doble pivote. La pareja Álex-Villares no ha terminado de funcionar sin un tercer mediocentro y podría llegar la alternativa para Olabe o Isi Gómez. La otra gran duda es lo que pasará en la delantera, especialmente después de que Gorka fuera suplente la semana pasada en Mérida. Kuki Zalazar fue su reemplazo, pero tampoco funcionó y en el banquillo espera turno Max Svensson.

Compartir el artículo

stats