Kiosco

La Opinión de A Coruña

La versión 2.0 de Mario Soriano pide paso

Con 20 años, apostó por el Deportivo, a pesar de las ofertas de superior categoría, y ahora no le pesa ser líder y goleador en Riazor | “No es sencillo llevar esa responsabilidad a su edad, pero él sabe hacerlo”, relata Josep Calavera

Mario Soriano realiza el remate que acabaría desembocando en el 2-1 ante la Balona, mientras la grada ya celebra. | // CARLOS PARDELLAS

Más fuerte, responsabilizado y maduro, pleno de confianza y goleador como nunca. El final de la liga pasada ya permitió intuirlo, pero este inicio de campeonato ha destapado al Mario Soriano 2.0. que disfruta y alienta Riazor en cada partido. Doce meses y a años luz de ese jugador que arribó de puntillas a A Coruña el 31 de agosto de 2021, el madrileño, a base de fe, ideas claras, fútbol y tantos, ha encontrado su hábitat perfecto tras un verano de decisiones cruciales.

Al día siguiente de la final ante el Albacete ya sabía que se quería quedar, era su sitio

decoration

“El día después de la final ante el Albacete comimos todos juntos con nuestras familias y él ya tenía claro que iba a volver, que iba a hacer todo lo posible”, cuenta Josep Calavera, ex del Dépor, ahora en el Castellón y casi “hermano” del mediapunta blanquiazul tras los últimos meses en A Coruña. “Estuvimos después en vacaciones juntos y él insistía: el Dépor era su sitio, era el equipo donde se sentía él mismo. Tenía ofertas de superior categoría, pero quería esa felicidad, ese bienestar, subir con el Dépor. Yo lo apoyé al máximo”, razona.

El convencimiento dio paso a los hechos y a una pretemporada y un arranque de liga en el que su estatus en el Dépor es diametralmente opuesto al de hace un año. Titular indiscutible, ojo derecho de la grada y posición central como mediapunta. Luce esa facilidad para perforar porterías contrarias, pero hay mucho, mucho más detrás. “Se está destapando”, concede Calavera. “No me sorprende (que haga goles) porque ya le veía en los entrenamientos. Ha arrancado como un tiro. Yo marqué en la primera jornada cuando el Dépor aún no había jugado y le vacilé, pero ya hizo dos el primer día y ahora otro. A ver quién lo pilla... Ojalá sean los primeros de muchos”, desea.

Se está destapando. No me sorprende (que haga goles) porque ya le veía en los entrenamientos. Ha arrancado como un tiro

decoration

Mario confió siempre mucho en sí mismo. Ni en los peores momentos en A Coruña dudo de sus condiciones, eso siempre lo ha tenido muy claro”. El nuevo Soriano no ha aparecido de la nada. Había una esencia y hay un proceso, una evolución. “Esa confianza del final de liga, jugar, los goles le han ayudado para soltarse, para mostrar todo su fútbol. La confianza lo es todo, aunque nunca hayas perdido la fe en ti”, cuenta de un futbolista que muestra mucho más que lo que hace con un balón en los pies: es una roca mental y física.

“No es sencillo con 20 años llevar la responsabilidad de ser uno de los importantes, de los destacados en un equipo con el peso, la presión y la historia del Deportivo, y él sabe hacerlo muy bien”, cuenta un Calavera que destaca de su amigo su “autoconfianza”, también que tiene “los pies en la tierra” y su “humildad y profesionalidad”.

Mario confió siempre mucho en sí mismo. Ni en los peores momentos en A Coruña dudo de sus condiciones

decoration

Esa dedicación va más allá de lo que puede hacer en un entrenamiento y, a pesar, de que apenas supera la mayoría de edad. “Cuida muchísimo la comida. Le ayuda su hermano, que se dedica a eso y está muy encima. Y físicamente ya se le ve. Es bajito, pero rápido y fuerte. No le tumbas fácil, aguanta bien. Yo el año pasado pasé más tiempo con él porque en Madrid vivía con su familia y, en ese sentido, aprendí mucho”, relata.

Esa nueva versión del mediapunta a la que Borja Jiménez y el deportivismo se han entregado no ha hecho más que comenzar. Su fútbol y sus goles están ahí. Las defensas multiplican las vigilancias sobre él. Ahora solo queda que el equipo le acompañe y que fluya el engranaje blanquiazul, siempre con Mario Soriano al mando.

Soriano y Calavera se abrazan tras un partido. | // ARCAY/ROLLER AGENCIA Carlos Miranda

Svensson y Retuerta, apuestas más lejanas

La planificación del Dépor con las fichas sub 23 ha sido un tanto diferente esta temporada. Hace un año le concedió mucha importancia con las incorporaciones de Juergen Elitim y William de Camargo, que fueron titulares en muchas fases del ejercicio. Entonces, Mario Soriano era un proyecto y en esa situación se encuentran ahora mismo Alberto Retuerta y Max Svensson. De momento ninguno de los dos cuenta con la confianza del técnico abulense. Algo que también le ocurre a Yeremay Hernández. Todo puede ocurrir en los próximos meses porque el ejemplo de Soriano es el que no les hace perder la esperanza. Empezó con un papel residual y poco a poco fue ganando terreno hasta ser imprescindible y central. Este Dépor no parece estar ni para apuestas a medio plazo. Precisamente, el madrileño y Trilli serán los jóvenes con más protagonismo en esta campaña.

Compartir el artículo

stats