Kiosco

La Opinión de A Coruña

Sin revolución en Balaídos

Borja Jiménez descarta cambios profundos en un equipo titular marcado por la continuidad en este arranque de la temporada - “No creo que haya un once muy diferente porque no todo ha estado mal”

Borja Jiménez y Mario Soriano, durante un entrenamiento en Abegondo. Casteleiro/Roller Agencia

El Deportivo afrontará mañana por tercera temporada consecutiva un trago “doloroso”, quizá la peor de las penitencias por la categoría en la que milita. La visita al Celta B se presenta de nuevo como un trance obligado, con poco que ganar y mucho que perder. “Lo vivimos el año pasado y no nos pilla de nuevos. Aunque sea doloroso, hay que asimilar donde estamos y hacer todo lo posible para salir de aquí y que no se repita”, resumió Borja Jiménez. “Me gustaría ganar porque sé que para nuestra afición no ganar al Celta B es más doloroso que no ganar cualquier otro partido. Tengo claro que tenemos que focalizar el nivel de tensión antes y durante el partido. Y estar muy concentrados”, añadió sobre el compromiso en Balaídos.

El Deportivo se presentará al partido rodeado de dudas por el rendimiento del equipo en el arranque del campeonato, especialmente después del empate que se dejó la jornada pasada contra el Pontevedra en Riazor. El juego ha estado en el centro del debate, igual que las alineaciones escogidas por Borja Jiménez, pero el técnico descartó ayer una revolución para visitar Balaídos. “No creo que haya un once muy diferente porque no ha estado todo mal. Hay gente nueva que está terminando de integrarse. Es el momento de que los jugadores demuestren por qué están aquí. Esta semana de tres partidos seguramente veremos a todos”, reflexionó el técnico.

Borja Jiménez ha confiado en este comienzo de temporada en un bloque de jugadores que ya formaba parte de la plantilla del curso pasado y las rotaciones se han limitado a la parcela ofensiva, donde se han turnado Gorka Santamaría, Kuki Zalazar, Ibai Gómez y Rubén Díez. Ninguno, sin embargo, tampoco Quiles, ha conseguido por el momento marcar. “Los delanteros necesitan gol. Al no hacerlo supongo que su estado de ánimo no será el mismo. Quiles ya ha demostrado lo que es y antes o después hará gol. Estoy convencido que el sábado lo hará. Gorka es lo mismo, siempre está por encima de los diez goles. Max también, aunque es más joven. Y luego Kuki, Rubén... Es cuestión de tiempo que hagan goles”, razonó.

La continuidad en el equipo titular parece que será de nuevo la tónica en Balaídos. Lo que tampoco parece bajo discusión es el estilo de juego. “El equipo se siente más cómodo en juego posicional. Para tener un equipo de ida y vuelta necesitas jugadores de esas condiciones. Tenemos futbolistas que necesitan la pelota y el equipo se siente más cómodo desde un ataque organizado”, subrayó. “Ellos le dan mucho valor a tener la pelota. El propio futbolista es lo demanda. En un ida y vuelta pudo funcionar en los últimos minutos de partido, pero fue por el ambiente generado en Riazor, que pudo asustar al rival. No es fácil defender muchos minutos sin pelota. El ataque posicional es estar generando algo de cara al futuro. No tenemos que centrarnos tanto en ir 2-0 en la primera mitad”, destacó sobre el encuentro ante el Pontevedra.

El Celta solicita “armonía” después de los incidentes de la temporada pasada

El Celta emitió ayer un comunicado para solicitar “armonía” en el partido que enfrentará mañana al filial celeste con el Deportivo en Balaídos. El encuentro llega marcado por los incidentes de la temporada pasada, cuando al finalizar el encuentro se produjo una invasión de campo. Las autoridades han decidido este curso declarar el partido de alto riesgo para evitar que se repita un episodio así. El entrenador deportivista, Borja Jiménez, negó que dentro del equipo haya un deseo de “revancha” por lo que ocurrió. “No hemos hablado de eso, pero creo que los que estuvimos allí lo tenemos presente. Quedó marcado y lo tenemos reciente. No me preocupa porque habrán mejorado las medidas de seguridad, serán mayores y lo habrán corregido. Viviremos un buen ambiente de fútbol. Intentaremos que los que van de nuestro lado salgan felices, pero no tiene por qué haber ningún altercado. Es un deporte y hay que llevarlo con normalidad”, reflexionó. “A nivel personal no considero que sea una revancha, pero no me gustaría que se repitieran los incidencias”, insistió Borja Jiménez acerca de la visita de mañana a Balaídos.

Granero, única baja prevista para el partido

Borja Granero es la única baja prevista para el partido de mañana en Balaídos (18.00 horas) contra el Celta B. El defensa comenzó ayer a hacer parte de los ejercicios del entrenamiento junto al resto de sus compañeros, pero todavía no dispone del visto bueno de los servicios médicos. El central arrastra unos problemas físicos desde la pretemporada que le han impedido ejercitarse con normalidad junto al resto del equipo. Granero, sin embargo, afronta la parte final de su recuperación y ayer comenzó a trabajar con el grupo en una sesión centrada en las acciones a balón parado y las finalizaciones. Los servicios médicos mantienen al defensa en el apartado de jugadores con “trabajo personalizado”, por lo que es improbable que entre en la convocatoria para el encuentro de mañana en Balaídos. El resto de jugadores, a falta del entrenamiento de esta tarde en el estadio de Riazor, están en condiciones de ser citados por el entrenador deportivista, Borja Jiménez, para el compromiso contra el Celta B.

Compartir el artículo

stats