Borja Jiménez pide “paciencia” para que el Dépor pueda crecer con el paso del tiempo, mientras recuerda que su equipo todavía no ha caído derrotado en los cuatro encuentros que ha disputado. “Estamos en la jornada 4. Nos gustaría tener 12 puntos pero tenemos 8. El equipo no ha perdido. Ahora tenemos partidos en casa el miércoles [contra el Talavera] y el domingo [ante el San Fernando] que van a ser importantes para posicionarnos e igualarnos con otros equipos. En cuanto a fútbol está claro que tenemos que generar muchísimas más ocasiones para poder ganar los partidos y estamos buscando que el futbolista se sienta más cómodo para que tenga más situaciones cercanas al gol”, analizó.

El técnico del Deportivo negó que su equipo pueda llevar más puntos de los que realmente merecería y agradeció a los aficionados su apoyo. “Tengo que darles las gracias y entiendo que puedan estar descontentos. Les doy las gracias, como siempre, y les digo que animen a los jugadores porque de eso se trata, de que se sientan queridos y que tengan paciencia con los nuevos”, añadió el abulense.

Sobre el desarrollo del encuentro de Balaídos, le pareció “un partido muy trabado, con mucha gente en el centro del campo y bastantes pérdidas por dentro”. “En la segunda parte se ha convertido más en situaciones de bastantes errores técnicos y muy poca precisión. En la primera parte dominamos más a la hora de atacar en campo rival, también porque a los 50 segundos íbamos perdiendo. Tendré que verlo de nuevo para analizar las pérdidas. Ellos son muy agresivos, te emparejan hombre a hombre en campo abierto y te obligan a buscar jugadores de espalda”, argumentó.

El 1-0 “no puede ser”

Borja Jiménez considera que “no puede ser” que se produzcan errores en cadena como los que dieron lugar al tempranero 1-0. “Sacamos nosotros y en 50 segundos nos ha dado tiempo a tener la pelota, a perderla y a encajar. No es algo muy normal. Hay que ajustar esas pequeñas cosas que a los 50 segundos cambian un partido. No puede ser. Tenemos que trabajar con los jugadores para que desde el primer momento estemos con la capacidad de tomar buenas decisiones. Ahí hemos estado realmente mal”, reconoció tras el reparto de puntos en Balaídos.

Además, aprovechó para agarrarse al discurso de que todavía “es la jornada cuatro y es normal que sobre todo con los nuevos tenga que haber ese periodo de conocimiento”. “Kuki [Zalazar], Max [Svensson], Pablo [Martínez] llevan con nosotros 20 días, muy poco tiempo, es normal que les cueste un poquito más. Olabe estuvo mucho tiempo en pretemporada sin competir, lo mismo que Trilli. Isi tuvo alguna molestia”, defendió el entrenador blanquiazul.

Sobre el filial vigués, considera que los jugadores celestes “no han terminado de estar cómodos en la primera parte”, aunque “iniciar con gol a los 50 segundos te permite estar más tranquilo”. “Al Celta B le gusta mucho dominar, tener la pelota para poder llevarla a los jugadores determinantes que tiene. Te ataca con cinco jugadores y eso no es sencillo de defender. Lo tienen muy claro, buscan juego corto en el inicio para generar ventajas para los de arriba”, concluyó sobre su rival en Balaídos.