El canterano Yeremay Hernández entró en Balaídos por Alberto Quiles para disputar el último cuarto de hora del encuentro ante el Celta B. Fueron los primeros minutos de la temporada para el habilidoso atacante canario, que de esta manera estrenó su dorsal del primer equipo, el número 23, después de que la pasada campaña alternara el Dépor con el Fabril. A punto de cumplir 20 años, es uno de los jugadores con más talento de la plantilla.