Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

La evolución constante de Villares

El centrocampista, decisivo con goles en los últimos dos partidos, confirma su crecimiento en el club - “Nunca ha dejado de mejorar”, asegura Óscar Gilsanz, quien guió sus primeros pasos en el Racing Villalbés

Villares celebra el gol que anotó el miércoles contra el Talavera. | // CARLOS PARDELLAS

A Diego Villares (Vilalba, 1996) se le resistió más de lo que le hubiera gustado su primer gol con el Deportivo. Tuvo que esperar hasta su partido número 45, en el tramo final de la temporada pasada cuando el Tudelano visitó Riazor, para celebrar su primer tanto. En apenas cinco días, contra Celta B y Talavera, encadenó dos encuentros seguidos marcando que lo han colocado como el segundo máximo goleador del equipo por detrás de Mario Soriano.

Imprescindible en las alineaciones de Borja Jiménez e inamovible del centro del campo, hubo un tiempo en el que los goles eran más habituales en las actuaciones de un jugador del que los técnicos que lo han tenido a sus órdenes destacan su continua evolución. “Es ese tipo de jugador que mejora cada día”, subraya Óscar Gilsanz.

El actual entrenador del Fabril lo dirigió en el Racing Villalbés antes de que diera el salto precisamente al filial deportivista en el verano de 2018. Por entonces era un futbolista “distinto” que ya destacaba por su despliegue y voluntad sobre el campo.

Gilsanz lo reclutó todavía en edad juvenil y fue creciendo como ahora a las órdenes de Borja Jiménez. “Nunca ha dejado de mejorar, por eso mejora también sus registros”, señala el entrenador del Fabril sobre su reciente capacidad goleadora. “Era un jugador que ya físicamente tenía un gran despliegue, pero que sobre todo era muy listo tácticamente. En Tercera [División] ocupaba una posición diferente conmigo, pero destacaba sobre todo por su capacidad para interpretar el juego”, añade.

Su posición por entonces era distinta, más cerca de uno de los costados, pero ya se adivinaban las virtudes a las que ahora Borja Jiménez trata de sacar el máximo partido. “Jugaba más caído a banda izquierda, como un falso extremo izquierdo. Realmente lo que hacía era ocupar posiciones interiores desde esa posición. Sobre todo tenía más presencia en área contraria o jugaba más cerca, pero era por la propia evolución del jugador, que en edad juvenil ya jugaba con nosotros”, recuerda Óscar Gilsanz.

Borja Jiménez busca ahora favorecer los contextos que permitan aprovechar sus cualidades. “Es un jugador con mucho recorrido, sobre todo en el largo y se siente cómodo con ese tipo de desmarques de ruptura apareciendo al espacio”, indicó ayer el técnico deportivista sobre su centrocampista. “Quizá es de los que mejor estira la última línea, pero para que haya ese tipo de espacios previamente tienes que intentar abrir la línea defensiva para que él pueda llegar. En función de los partidos está teniendo más protagonismo en ataque y estamos encantados. Además está haciendo goles, así que fenomenal”, destacó.

La meta es que esos goles no sean la excepción, como cuando daba sus primeros pasos como jugador. “Con nosotros en el Racing Villalbés era un jugador de cuatro o cinco goles por temporada. Tiene llegada e interpreta muy bien los espacios a ocupar cerca del área cuando llega en segunda línea”, apunta Gilsanz.

Borja Jiménez: “Entendemos todas las críticas y respetamos lo que la gente piense”

El Deportivo recibirá el domingo (19.00 horas) al San Fernando en el segundo partido de la semana con el trasfondo de las críticas que recibe el equipo por sus actuaciones. A pesar de la victoria del miércoles contra el Talavera, el público de Riazor volvió a mostrar su descontento por el sufrimiento del tramo final. “La afición es soberana para expresar lo que siente en cada momento. Cada uno tiene su opinión. Entiendo que ellos quieren que gane el Deportivo y su intención será animar, para eso vienen al estadio. Harán todo lo posible y si están descontentos, lo mostrarán. Es normal”, reflexionó ayer Borja Jiménez sobre las críticas recibidas. “Entendemos todas las críticas y respetamos que la gente piense diferente a nosotros. Trabajamos para que sea en la menor medida posible”, añadió. El entrenador deportivista, sin embargo, mostró su deseo de que los jugadores reciban “cariño” por parte de los aficionados. “Cuando a tu hijo no le salen las cosas bien es importante darle cariño, no decirle lo mal que lo hace”, razonó. Borja Jiménez volvió a insistir en que se siente un “privilegiado” por trabajar en el Deportivo a pesar del agitado comienzo de temporada. “Yo estoy bien, pero no sé cómo me ve la gente. Es una pregunta para la gente. Me siento un privilegiado por disfrutar de mi profesión en un sitio como el Deportivo. Por dedicarle todo el tiempo del mundo. Desde que me levanto hasta que me acuesto, mi único objetivo es que el equipo sea mejor. A partir de ahí, respeto todas las opiniones que vengan desde el respeto y la educación. El mundo del fútbol es global y todo el mundo opina, hay que saber vivir con ello desde la normalidad. No es algo que me pase por primera vez y seguirá pasando”, manifestó el técnico. El entrenador deportivista también se reafirmó en sus palabras posteriores al partido contra el Talavera. “Tengo la misma opinión y más después de volver a verlo. Los datos lo dicen y reflejan lo que fue el partido. Y viéndolo con los jugadores, tienen la misma sensación”, destacó cuando se le cuestionó sobre si seguía pensando que el encuentro había estado “controlado”. “Obviamente tenemos que exigirnos más, hacerlo mejor, pero a nivel ofensivo fue nuestro mejor partido. No sé si pedimos la hora, pero ya lo hemos hablado más veces. Cuando estás con un gol de diferencia...”, apuntó.

Compartir el artículo

stats