Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Tarde de reválida para el Deportivo en Riazor

El Deportivo repite partido ante sus aficionados en medio del clima de descontento por su juego

Los jugadores deportivistas, ayer en el entrenamiento en Riazor. | // RCD

El Deportivo repetirá esta tarde partido en Riazor (19.00 horas) y lo que debería ser un motivo para el optimismo en este caso llega con cierta dosis de incertidumbre por el clima que rodea al equipo. La victoria del miércoles contra el Talavera no sirvió para aplacar el nerviosismo que se respira debido al dubitativo comienzo de temporada blanquiazul.

Aunque la imagen mejoró y el conjunto de Borja Jiménez se mostró solvente en buena parte del partido, los apuros del tramo final emborronaron la visión global de la actuación deportivista. Una parte de la afición tampoco reaccionó bien y abroncó a los jugadores antes incluso de que finalizara el encuentro.

Los resultados respaldan al equipo —once puntos de quince posibles—, pero en el ambiente flota cierto aroma a desengaño. Las expectativas siguen siendo altísimas y ahora además se ha acortado sensiblemente el margen para la paciencia.

El proyecto se presentó como continuista, pero el equipo ha estado lejos de mostrar una versión convincente. Los problemas son parecidos a los que arrastraba la temporada pasada desde enero y han desembocado en críticas.

Borja Jiménez las ha aceptado, pero al mismo tiempo ha reclamado cariño para unos jugadores que el miércoles se marcharon de Riazor con más reproches que aplausos. Esta tarde contra el San Fernando tendrán una reválida ante un equipo que en teoría debería desenvolverse en la zona media de la clasificación, pero que cuenta con jugadores experimentados.

El canterano deportivista Bicho regresará a Riazor enrolado en una plantilla en la que también estará el exblanquiazul Luis Ruiz, integrante de aquel Dépor que descendió a Segunda División B.

Dirigidos por el exdelantero internacional Salva Ballesta, que hoy en Riazor estará por segundo partido al frente del conjunto andaluz tras su fichaje reciente, tratarán de aprovechar las debilidades mostradas por los deportivistas en defensa, tal y como deslizó en la previa el propio Ballesta.

El equipo blanquiazul todavía sufre en situaciones de contragolpe y tiene dificultades para organizar la presión tras pérdida como lo hacía antes. Roba menos balones y eso se traduce en mayores recorridos para los jugadores, que el miércoles contra el Talavera acabaron exhaustos.

Borja Jiménez probablemente repita el esquema del último partido, de nuevo con tres centrocampistas. El equipo ganó en equilibrio y sobre todo en profundidad. Generó más ocasiones que en todos los partidos anteriores y dominó hasta que afloraron los nervios.

Compartir el artículo

stats