Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

La defensa martiriza al Dépor

El equipo blanquiazul ha encajado esta temporada los mismos goles en nueve jornadas que la pasada en 17 - Los rivales han conseguido adelantarse contra los deportivistas en cinco de esos partidos

Lapeña, Pablo Martínez y Álex, en una acción del partido contra el Talavera. | // CARLOS PARDELLAS

El Deportivo encajó el domingo pasado en el estadio Alfredo Di Stéfano de la ciudad deportiva de Valdebebas su octavo gol en nueve partidos, demasiados para un equipo que aspira al ascenso directo y que tan solo ha conseguido dejar su portería imbatida en dos de ellos. El tanto no fue muy diferente al de otros muchos que ha encajado el conjunto blanquiazul en lo que va de temporada, lastrado por su debilidad colectiva en defensa y la falta de contundencia atrás de sus jugadores. Pablo Martínez, reclutado el pasado verano para aportar solvencia y experiencia a una línea cuestionada el curso anterior por su escasa autoridad, salió mal parado de una acción con Álvaro Martín al borde del área. Lo que le sucedió al central francés, sin embargo, lo habían experimentado antes Álex Bergantiños contra el Linares en una jugada en la que se perfiló mal y Jaime Sánchez frente al San Fernando en un contragolpe rival. Varios errores individuales coronados en ese mismo partido ante el filial blanco con la expulsión de Lapeña.

La situación contrasta con el principio de la temporada pasada, en la que el Deportivo mostró una fiabilidad defensiva que le permitió no encajar ningún gol en seis de los primeros nueve encuentros. En ese tiempo recibió cinco tantos y estaría hasta la jornada 17, con la visita a la Cultural Leonesa, casi al final de la primera vuelta, sin superar los ocho goles en contra que contabiliza actualmente.

A los problemas defensivos del equipo se ha sumado que casi siempre sus rivales se han conseguido adelantar en el marcador, condicionando el juego de los deportivistas y aprovechando un nerviosismo que ha ido creciendo con el paso de las jornadas. Un anticipo de lo que estaría por venir ocurrió en la jornada del estreno, en la visita a Riazor de la Balompédica Linense. Al Deportivo le tocó remontar con dos goles de Mario Soriano, pero a partir de entonces el runrún empezó a instalarse en la grada y ya no pararía de crecer hasta desembocar en la salida de Borja Jiménez.

Las debilidades defensivas quedarían de nuevo expuestas en el tercer partido, contra el Pontevedra. Los granates también conseguirían ponerse por delante, esta vez aprovechando la debilidad perenne de los blanquiazules en las jugadas a balón parado. El Deportivo se veía una vez más ante la obligación de remontar y acabaría rescatando un empate. Lo mismo sucedió ante el Celta B en Balaídos, en otro partido en el que el conjunto blanquiazul pagó un error en el tramo inicial del partido.

El equipo ni siquiera tuvo respiro cuando se consiguió adelantar frente al Talavera en el partido aplazado correspondiente a la primera jornada. Los manchegos consiguieron recortar distancias hasta en dos ocasiones y cuestionar la ventaja blanquiazul. Una semana después, el San Fernando también conseguiría adelantarse en un partido marcado por la falta de puntería deportivista y las constantes interrupciones de juego de los andaluces. El conjunto blanquiazul volvería a salir penalizado de sus lagunas para defender los contragolpes con un error de Antoñito, otro de Jaime y una salida cuestionable de Mackay. Demasiados fallos, culminados con una nueva derrota el pasado fin de semana en Valdebebas.

Jaime reaparece con el grupo y apura sus opciones de estar disponible para el sábado

Jaime Sánchez comenzó ayer a ejercitarse con el resto de sus compañeros en la vuelta a los entrenamientos de la plantilla después de la derrota contra el Real Madrid Castilla. El defensa se lesionó en la víspera del partido contra el Rayo Majadahonda y se perdió también el encuentro contra el Linares, pero podría reaparecer el sábado en la visita del Sanse a Riazor. La vuelta de Jaime solucionaría el grave problema que tiene el entrenador deportivista, Óscar Cano, en el centro de la defensa. A estas alturas de la semana solo está disponible Pablo Martínez debido a la lesión de Borja Granero y la sanción de Lapeña, expulsado el domingo contra el Castilla. Sin Jaime, el técnico se vería obligado a improvisar una solución en esa posición. Las opciones que tendría sobre la mesa, sin embargo, serían muy limitadas. Álex Bergantiños se presenta como la más probable para acompañar a Pablo Martínez contra la UD Sanse en el caso de que Jaime no se recupere a tiempo. La alternativa de un jugador del Fabril parece más lejana después de lo ocurrido la semana pasada. El equipo ya se enfrentó al Castilla con Lapeña y Martínez como únicos centrales disponibles y Óscar Cano prefirió no incluir a ningún defensa del filial en la convocatoria. A pesar de que tanto Dani Barcia como Puerto trabajaron con normalidad junto a la primera plantilla a lo largo de la semana, el técnico no los citó para el partido. La presencia de Jaime el sábado contra el Sanse dependerá de su evolución durante estos días. El club indicó ayer que el defensa se encuentra en “la recta final de su recuperación” bajo la supervisión de los servicios médicos.

Compartir el artículo

stats