Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Kuki Zalazar | Centrocampista del Deportivo

“No esperaba esta poca participación, pero los que juegan están a muy buen nivel”

“Me quiero quedar aquí, pero hay que ver todas las posibilidades” - “Viendo el equipo que hay deberíamos estar primeros; hay una calidad técnica brutal”

Kuki Zalazar, ayer en la grada de la ciudad deportiva. // VÍCTOR ECHAVE

José Luis, Kuki, Zalazar (Montevideo, 1998) está encantado en un club y una ciudad de los que se quedó fascinado desde el primer día. El hijo del histórico Zalazar, sin embargo, no ha tenido el protagonismo que esperaba cuando firmó por dos años con el Deportivo el pasado verano. Eso hace que su futuro como blanquiazul esté en entredicho un mes antes de que se abra un mercado que se presume movido para el club, poco después de que finalice un Mundial en el que Kuki también tiene un ojo puesto.

¿Le da tiempo a seguir el Mundial estos días?

Sí, sí. Lo disfruto mucho. A ver si lo gana Uruguay (ríe).

¿No tiene el corazón partido un poco con España, va con Uruguay?

No, no. Con Uruguay.

Además su padre [José Luis Zalazar] jugó el de 1986 en México...

Y mis hermanos han ido con la selección. Solo falto yo por ir. A ver si algún día podemos jugar los tres hermanos con Uruguay. Mi padre tenía 19 años cuando fue al que ganó Maradona. Era joven y creo que solo jugó un partido, pero siempre dice que fue una pasada, lo máximo para un futbolista, y más para los uruguayos, que sentimos mucho la selección. Uruguay es un país pequeño, pero se respira mucho fútbol y allí todo gira en torno a la selección.

A todo el mundo le llama la atención cómo un país tan pequeño produzca ese volumen de futbolistas...

Somos solo tres millones, un país pequeño, pero todo se hace con una pelota en la calle. Vayas donde vayas, ves niños jugando, es una pasada. Por eso salen tantos jugadores y por eso también tantos damos el salto a Europa.

En muchos lugares el fútbol ya está desapareciendo de las calles, ¿en Uruguay también pasa?

En Uruguay es raro, también porque es un país diferente y muchos niños lo único que pueden hacer es salir a jugar a la calle. Ahora ha mejorado todo mucho, han hecho muchas canchas de fútbol, pero la mayoría están en malas condiciones. Es por eso que los jugadores uruguayos cuando vienen aquí tienen esa picardía, esa fuerza, porque te lo enseñan de pequeño. Vienes a Europa y ves los campos cortitos, bien mojaditos y dices: “¿Esto qué es?”.

¿Ese perfil de jugador callejero también está en extinción, ahora a los niños ya se lo enseñan todo en las canteras?

Ahora es todo más mecanizado para los jóvenes, se nota esa pérdida de libertad. En otras facetas se ha mejorado muchísimo, hay miles de cosas para ayudar al futbolista, pero sí que es verdad que al jugador le han coartado un poco la parte creativa, el talento... Ahora todo es un poco más físico, más táctico, pero esperemos que eso vaya cambiando.

Todavía quedan entrenadores que defienden esa parte creativa del jugador y su libertad. Óscar Cano es uno de ellos...

Sí, a él aparte le gusta mucho el juego de toque y creo que a nosotros es un estilo que nos viene muy bien. Somos un equipo que tenemos que tener la pelota siempre, sufrimos mucho cuando no la tenemos. Con la llegada de Óscar ha buscado tener más gente cerca del balón para poder tocar en corto, salir con más facilidad y llegar más rápido a zonas de finalización.

¿Buscan defender más con el balón porque sufren todavía en exceso sin él?

Defender con el balón es lo más importante, cuanto más lo tengas menos te atacan. Esa es la mentalidad, pero también hay que tener en cuenta que hay un rival. Es normal que en alguna acción puedan aprovechar algún desajuste, pero hemos dado un paso adelante en el sentido de tener más equilibrio atrás.

Llega un tramo del calendario exigente, con rivales de la zona alta de la clasificación, ¿cómo lo afrontan en el vestuario?

Lo vemos como una parte del calendario muy importante porque al fin y al cabo tenemos la oportunidad de enfrentarnos a rivales directos, contra los que nos vamos a jugar las castañas. Creo que el equipo se va a marcar lo que quiere esta temporada en esos partidos. Es un calendario exigente, pero hay capacidad de sobra porque tenemos un equipo espectacular.

¿Hay preocupación por ver el liderato a siete puntos de distancia?

Es muy pronto. Ahora vienen a nuestra casa equipos que están delante. Al Córdoba le puedes recortar tres puntos y muy bien lo tiene que hacer que aguantar el ritmo que llevan. Vamos a tener oportunidades para recortar puntos y tenemos capacidad de sobra para hacerlo.

¿Entiende que pueda haber cierta decepción por el arranque de temporada?

Viendo el equipo que hay, deberíamos estar primeros. Hay una calidad técnica en el equipo brutal, con jugadores que, uno por uno, son los mejores de la categoría. Tenemos uno de los mejores equipos de la categoría sin ninguna duda, sino el mejor. Con la llegada del nuevo entrenador, hemos logrado ser un equipo. Empezamos con algo de dudas y Borja [Jiménez] no logró dar con la tecla, nos sentíamos incómodos..., pero nos hemos adaptado muy bien a Óscar Cano.

¿Qué falló con Borja Jiménez?

Fue mala suerte. Siempre le voy a estar muy agradecido porque fue el que me trajo aquí. No es solo culpa de Borja porque los jugadores tampoco estuvimos bien.

Le está costando entrar en el equipo, le pasó con Borja y ahora con Cano, ¿cómo lo lleva?

No lo llevo bien porque a todos los jugadores nos gusta jugar todos los partidos, pero los que están jugando ahora están a un nivel muy bueno. Estoy triste porque me esperaba otra cosa, pero sabía a dónde venía, los jugadores que había y que lo iba a tener difícil. No queda otra que trabajar estos últimos partidos del año y luego ver posibilidades. Hablaremos y lo que el club decida yo voy a estar con él, pero es verdad que estoy un poco triste porque no esperaba esta poca participación, aunque repito que los que están jugando están a un nivel espectacular.

¿Con que hablará con el club quiere decir que no descarta una salida?

Bueno, es que me gusta jugar todo. Vengo de un año pasado muy complicado porque no tuve muchos minutos y aquí tampoco los estoy teniendo. Si sale algo y el club lo ve con buenos ojos, o incluso el club mismo ve que no estoy al nivel y me lo dice, por mi parte no habría ningún problema, yo quiero lo mejor para el grupo. Me quiero quedar aquí, pero hay que ver todas las posibilidades.

¿El club le ha dicho algo ya?

No, no. Yo ahora mismo estoy muy feliz aquí y mi familia también. La ciudad es una pasada, la afición es una locura, el estadio... Estamos súper felices, pero me gustaría jugar y ahora mismo lo veo muy difícil porque los que lo están haciendo tienen un nivel espectacular.

¿Tiene la sensación de que los aficionados no saben qué tipo de futbolista es, qué puede hacer o incluso de qué juega?

Puede ser. Yo me considero un mediapunta, un jugador de espacios por dentro. En banda me cuesta un poco, no soy el tipo de jugador que puede ser Peke [Yeremay], Quiles o Mario [Soriano], pero donde me ponga el míster voy a intentar dar el máximo. Lo importante es estar en el campo, sea en banda, en el centro o de portero.

Le ha tocado un papel en las segundas partes que no sé si se adapta muy bien a sus características...

No soy un jugador que pueda ser un revulsivo, en eso soy sincero. Puedo dar continuidad en el juego, recibir por dentro y arrancar..., pero tanto como tanto como un revulsivo no. Hay jugadores en el equipo que lo pueden hacer, por ejemplo Peke el otro día fue un espectáculo.

Compartir el artículo

stats