Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Quiles, camino de Segunda

El onubense acaba contrato en junio y la renovación está en punto muerto | Si el equipo sube, tiene un año más de blanquiazul | El delantero quiere dar el salto al fútbol profesional y si es en A Coruña, mejor

Alberto Quiles celebra uno de sus goles al Fuenlabrada junto a Rubén Díez. | // LOF

El hat-trick de Alberto Quiles hace que el onubense vuelva a llamar con fuerza a la puerta del fútbol profesional, algo que lleva varias temporadas rondando y que a sus 27 años aún no ha conseguido. Resuenan con fuerza sus golpes justo cuando acaba contrato el próximo 30 de junio y cuando su renovación se encuentra en punto muerto tras unos tímidos contactos iniciales hace meses para seguir hasta 2025. “La renovación está parada, no estoy triste ni nada; no es prioritaria. Quiero subir y estar aquí muchos años”, decía hace dos semanas en una entrevista en LA OPINIÓN. El ariete quiere jugar en Segunda División, su fútbol y sus goles lo demandan. Si lo logra en el Dépor, mucho mejor, pero sobre todo quiere dar el salto. Si el equipo ascendiese, ya lo tendría por contrato al activarse una cláusula de lo firmado. Si no fuese así, su futuro estaría en el aire, por más que el club haya resaltado esta ampliación en rojo en su agenda de finales de 2022 y principios de 2023 y por más que el jugador haya encajado como un guante en la ciudad y en el equipo y con la afición. Otro caso, como muchos en los últimos años, en el que puede acabar pesando que las realidades deportivas de una parte y otra no acaben encajando.

El traspaso de Noel López al Castilla y la decisión de no ofrecer la ampliación de contrato a Miku empujaron al Dépor a renovar su delantera el pasado verano, a pesar de ser una de las más productivas de la categoría. Alberto Quiles se convirtió entonces en el superviviente y en la única certeza con la secretaría técnica buscando acompañantes en el mercado. Llegaron Gorka Santamaría, Kuki Zalazar y Svensson, mientras Lucas Pérez se quedó a las puertas. Pero, por encima de todo, el Dépor lo declaró de facto intransferible y el andaluz no se movió de A Coruña.

Muchos equipos de Segunda División se interesaron entonces por su situación, pero la falta de liquidez por los ecos de la pandemia, el hecho de ser un futbolista con contrato, su alta cláusula de rescisión, lo a gusto que estaba en A Coruña y la deuda pendiente con la afición por el ascenso arrebatado en la prórroga ante el Albacete, imposibilitaron cualquier movimiento. Incluso un equipo extranjero estaba decidido a apostar fuerte por él, pero Alberto Quiles siguió enfundado en la blanquiazul.

Los próximos meses servirán para abrir puertas y derribar reticencias, también aportará claridad a la operación el rumbo que tome el Dépor en las próximas semanas. Si el equipo coruñés se engancha a la parte alta y se suma a la lucha por el ascenso directo, la sintonía puede ser total y ni siquiera sería necesario hablar, más allá de que se buscase un acuerdo más amplio y a largo plazo. Aun así, todas las partes parecen con las manos atadas hasta final de temporada, porque el resto de equipos interesados a llevárselo libre tampoco pueden firmarlo, ya que una subida en el play off le ataría de manera automática otros doce meses a Riazor.

El Deportivo y Alberto Quiles transitarán hasta el mes de junio caminos paralelos en los que ambas partes se pueden beneficiar del mejor rendimiento mutuo. Los goles del delantero pueden llevar al equipo a Segunda y existe la posibilidad de que la buena marcha del grupo acabe colocando al ariete en Segunda, su deseo, y con un rol importante en el proyecto.

Mario Soriano lamenta una ocasión fallada el domingo. | // LOF

Se suma a la lucha por el pichichi

Alberto Quiles tardó en empezar a marcar esta temporada, pero parece dispuesto a recortar a pasos agigantados su distancia con los máximos goleadores del grupo 1 de Primera RFEF. Ya lleva seis en trece jornadas y se coloca a solo dos de los líderes, Willy (Córdoba) y Sergio Arribas (Castilla). También tiene por delante con siete a Álvaro Romero (Algeciras), que fue baja en el partido de hace tres semanas ante el Dépor en el estadio andaluz. Está igualado en estos momentos con Antonio Casas, también del Córdoba, que tiene una cita este próximo fin de semana en Riazor con los coruñeses, al igual que el pichichi de la categoría. Estos tantos elevan ya a 28 sus goles logrados como blanquiazul: 20 en liga el pasado ejercicio con dos de ellos en el play off, dos en Copa ante el UCAM Murcia y los seis de este ejercicio. Es el máximo goleador histórico de la joven Primera Federación.

Compartir el artículo

stats