Un juzgado madrileño inicia este jueves 1 de diciembre el juicio contra los 82 ultras del Frente Atlético y de Riazor Blues acusados de participar en la reyerta en la que falleció el hincha del Deportivo Francisco Javier Romero, Jimmy, para quienes el fiscal pide penas de hasta dos años y medio de prisión.

Se trata de la causa sobre la pelea multitudinaria que se desató el 30 de noviembre de 2014 en los alrededores del estadio Vicente Calderón de Madrid, que es la pieza principal del caso y diferente a la que se siguió por la muerte de Jimmy.

Esta última pieza está pendiente de que la Audiencia de Madrid decida si archiva definitivamente, una vez que la jueza no procesó a nadie por la muerte porque no tenía indicios suficientes para ello.

La pelea multitudinaria y la muerte del hincha del Dépor conmocionó al mundo del fútbol y conllevó un cambio en la gestión que hacían los clubes de sus seguidores.

En el caso de la riña tumultuaria hay 82 procesados para los que la Fiscalía pide entre nueve meses y dos años y medio de cárcel, aunque se prevé que algunos de ellos no lleguen a sentarse en el banquillo porque están dispuestos a llegar a un acuerdo con la Fiscalía, aunque este extremo se confirmará al inicio del juicio, precisan a EFE fuentes jurídicas. Inicialmente hay previstas 17 sesiones.

Este jueves la vista oral arrancará con las cuestiones previas y se prevé que el viernes continúe de la misma forma, aunque todo puede modificarse, han precisado a EFE fuentes jurídicas.

Para garantizar la seguridad se ha determinado que veinte procesados intervengan por videoconferencia desde A Coruña, diez desde Gijón y el resto desde la sala de vistas del juzgado de lo Penal número 23 de Madrid. Así los ultras del Deportivo de la Coruña y del Atlético de Madrid no se encontrarán.

La Fiscalía pide nueve meses de prisión para todos los ultras, pertenecientes al Frente Atlético y a los Riazor Blues, por un delito de riña tumultuaria con la agravante de discriminación ideológica. Además a cinco de ellos les aplica la agravante de reincidencia y eleva la petición a un año de prisión.

Para dos acusados pide otro año de prisión por un delito de atentado y otros diez meses por delito de lesiones. Reclama también otros dieciocho meses de prisión para cuatro de ellos por un delito de tenencia ilícita de armas.

Así las penas oscilan entre los 9 meses de prisión y los dos años y medio de cárcel.

Por su parte, la Liga de Fútbol Profesional (LFP) que ejerce la acusación popular, pide entre uno a tres años y medio de cárcel, si bien precisa que las penas por algunos delitos podrían ser sustituidas por multas que oscilan entre los 72.000 y 117.000 euros.

La Fiscalía explica que el 30 de noviembre de 2014 hinchas del Frente Atlético y Riazor Blues, con ideologías políticas contrarias -de extrema derecha los primeros y de extrema izquierda los segundos- "se convocaron en las redes sociales" para acudir a las 09:00 horas a las inmediaciones del estadio con la "única motivación de demostrar al otro grupo la primacía de su equipo y de la ideología con la que se identifica el mismo".

Allí, los acusados "se acometieron recíprocamente" de "forma violenta, confusa, aleatoria y tumultuariamente" actuando "en todo momento en grupo" y "portando algunos de ellos armas prohibidas e instrumentos peligrosos como palos de madera, de aluminio, porras, bates de béisbol, navajas, mosquetones, defensas extensibles", un "extremo conocido y aceptado por todos los participantes".

Muchos de los acusados resultaron heridos así como varios policías en aquella pelea en la que falleció Jimmy, sin que hasta la fecha se hayan encontrado a los autos materiales de su muerte.