Dépor y Córdoba versionarán el duelo definitorio de la pasada temporada en Riazor ante el Racing de Santander, aunque con el equipo coruñés en una posición inversa. "No es un partido más, pero no va a definir las aspiraciones del Deportivo. Conociendo los estados de ánimo, no creo que tenga gran impacto ganemos o no", avisa Óscar Cano, quien no esconde la entidad del rival y, además, confiesa que espera emociones fuertes: "El Córdoba juega muy bien al fútbol y, a priori, con los equipos que somos, será un partido entretenido que generará emoción. Contra ellos tenemos que hacer muchas cosas y muchas bien. Es un equipo que es muy activo defendiendo, que viene alto a hacerlo y si roba, transita de vértigo. Casas, Carracedo... Si le das la pelota, saben lo que hacer. Dos centrales, sobre todo Gudelj, que hace mucho. Dos pivotes de buen pie sobre todo Javi Flores. Tenemos que estar muy avispados para no perderla y para atacar por los costados y detrás de su línea. Tienen habilidad, fútbol, pegada. Hay que poner mucha atención en muchas cosas y ellos también, porque somos un gran equipo".

Tres jugadores centraron los comentarios particulares de Óscar Cano en la previa del Córdoba. El primero es Quiles, que se ha recuperado, que ya es el de hace meses. Con él se pone un objetivo y no se siente responsable de su eclosión. "No debo ser ventajista y decir que metió seis (goles) conmigo, porque el año pasado se caían. Quiles se va pareciendo a ese jugador, no es ahora distinto. Tengo que trabajar en que él no se obsesione por el gol. Si no lo marca, no es que no haga un buen partido. no debe verlo así. Tiene que hacer más cosas que meter goles, no dependemos de que él marque. Su estado de ánimo no difiere del de la temporada pasada. Todo lo que bueno es porque él ha emergido, yo no soy yo la razón", razona.

A Antoñito le ha pedido centros con sentido. "La consigna es que, por favor, levante la cabeza, que no centre al tercer palo. Centrar es pasar el balón y muchas veces el espacio se genera entre porteros y centrales y si se hunden en demasía... Estamos viendo a muy buen Antoñito y hay que añadirle, no solo a Quiles, también a Rubén Díez", apunta.

También ha habido petición para Raúl Carnero y va encontrando lo que quiere. "Se está soltando más y salimos con los interiores lateralizados y él tiene más altura. Ya no somos tan asimétricos para atacar, lo hacemos por los dos lados. Mario tiene un espacio de interacción más ampliado, se quiere acercar a Isi, a Roberto y a veces quedaba huérfana esa banda", concluye.