Uno de los partidos de la liga salpicado de nombres propios. Dépor y Córdoba versionarán el duelo definitorio de la pasada temporada en Riazor ante el Racing de Santander, aunque con el equipo coruñés en una posición inversa. “No es un partido más, pero no va a definir las aspiraciones del Dépor. Conociendo los estados de ánimo, no creo que tenga un gran impacto ganemos o no”, avisa Óscar Cano, quien no esconde la entidad del rival y, además, confiesa que espera emociones fuertes: “El Córdoba juega muy bien al fútbol y, a priori, con los equipos que somos, será un partido entretenido y que generará emoción. Contra ellos tenemos que hacer muchas cosas y muchas bien. Es un equipo que es muy activo defendiendo, que viene alto a hacerlo y si roba, transita de vértigo. Casas, Carracedo... Si le das la pelota, saben lo que hacer. Dos centrales, sobre todo Gudelj, que hace mucho. Dos pivotes de buen pie, sobre todo Javi Flores. Tenemos que estar muy avispados para no perderla y para atacar por los costados y detrás de su línea. Tienen habilidad, fútbol, pegada. Hay que poner atención en muchas cosas y ellos también, porque somos un gran equipo”.

Tres futbolistas blanquiazules centraron, además, los comentarios particulares de Óscar Cano en la previa del choque ante los andaluces. El primero es Alberto Quiles, que ha recuperado su mejor versión, que ya es el de hace meses. Con él el técnico se pone un objetivo y asegura que no se siente responsable de su resurrección. “No debo ser ventajista y decir que metió seis (goles) conmigo, porque el año pasado se le caían. Quiles se va pareciendo a ese jugador, no es ahora uno distinto. Tengo que trabajar en que él no se obsesione con el gol. Si no lo marca, no es que no haga un buen partido, no debe verlo así. Tiene que hacer más cosas que meter goles, no dependemos de que él marque. Su estado de ánimo no difiere del de la temporada pasada. Todo lo que bueno es porque él ha emergido, yo no soy yo la razón”, razona.

A Antoñito le ha pedido centros con sentido. “La consigna es que, por favor, levante la cabeza, que no centre al tercer palo. Centrar es pasar el balón y muchas veces el espacio se genera entre portero y centrales y si se hunden en demasía... Estamos viendo a muy buen Antoñito y hay que añadirle (como socio), no solo a Quiles, también a Rubén”, apunta.

También ha habido petición para Raúl Carnero y Cano va encontrando lo que quiere. “Se está soltando más y salimos con los interiores lateralizados y él tiene más altura. Ya no somos tan asimétricos para atacar, lo hacemos por los dos lados. Mario tiene un espacio de interacción más ampliado, se quiere acercar a Isi, a Roberto, y a veces quedaba huérfana esa banda”, concluye.

Vuelve Villares

Diego Villares fue el único futbolista que Cano decidió no reservar hace veinte días en la primera eliminatoria de la Copa ante el Guijuelo y la mala suerte quiso que el vilalbés no acabase ni siquiera la primera parte al tener que retirarse lesionado del césped sintético de los castellanoleoneses. Entonces el pivote canterano era un fijo en liga. El técnico le había encomendado ser el pivote central del eje, tomar el relevo de Álex en una posición en la que tenía que reconvertirse. Hoy estará de nuevo disponible, pero su sitio será el banquillo, ya que Olabe ha tomado su posición en el campo e Isi su sitio en el once. Ese trivote es una de las razones del paso adelante que han dado los blanquiazules y no lo tendrá fácil para volver a hacerse con una posición que el mes pasado era suya. No es la única novedad entre los citados, ya que Granero también recibió el alta médica, con lo que el conjunto coruñés inaugura el mes de diciembre con todos disponibles. Los 23 futbolistas del primer equipo han sido convocados.