Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Opinión

Mejorar en el mercado y en juego

El mercado de enero, normalmente, da resultado en muy pocos equipos porque todo el mundo tiene las mismas necesidades: falta de gol y carencias atrás. A falta de saber qué pretensiones tiene y con qué recursos cuenta, al Dépor le falta mejorar en cuanto a juego, además de desequilibrio y gol. Eso suele ser lo que más dinero cuesta y esas piezas no suelen aparecer en este mercado.

Casi todos los equipos tienen ahora necesidades, no hay ninguno que se pueda decir que va como un reloj. Normalmente el que va bien intenta no tocar demasiado las cosas, pero aquellos que tienen obligaciones pueden mejorar a través de dos aspectos. Uno es en el juego, eso es tarea del entrenador, construir un equipo mejor; y el otro es a través del mercado, jugadores que marquen diferencias. En ambas al Deportivo aún le falta. Necesita mejorar en cuanto a calidad, es decir, fichar, y luego mejorar como equipo, porque es bastante irregular. Es verdad que ahora está sacando mejores resultados, pero todavía no acaba de tener continuidad.

Un equipo debe estar bastante compensado entre defensa y ataque, en este reciente Mundial lo hemos podido comprobar, y el Deportivo no ha llegado a ser nunca un equipo desequilibrante, tiene que hacer muchísimo para desordenar al rival, le cuesta mucho generar ocasiones y marcar goles. Ahí a nivel individual tiene que evolucionar y en el colectivo el entrenador también debe aportar más. Muchas veces cuando faltan individualidades es el entrenador quien tiene que hacer que el equipo funcione como un reloj. Como colectivo también se puede desequilibrar, pero hay que afinar el funcionamiento y la coordinación.

Dentro de la misma categoría es muy difícil encontrar a alguien que desquilibre, que tenga autoridad, que maneje el juego, que tenga gol... Habría que buscar en otros niveles y el Deportivo tiene ahí la opción de Lucas Pérez. Es un gran jugador en la máxima categoría y bajaría dos peldaños. Se notaría muchísimo por dos aspectos. Un jugador como él destacaría individualmente y también haría jugar un poco más al equipo porque es capaz de hacerlo desde atrás. Alguien como Lucas no tendría una posición fija porque posee mucha movilidad y mucho recorrido por el campo. Allí por donde aparezca, el equipo encontraría un recurso para desequilibrar mediante el pase, el regate, el disparo... Marcaría diferencias.

Compartir el artículo

stats