Lucas, una “locura” y un “gran salto”

Exjugadores del Deportivo como Aldana, Manuel Pablo, Lopo o Liaño reciben con los brazos abiertos a un jugador que dispara el nivel deportivo y eleva la autoestima de la ciudad y de la afición

Carlos Miranda

Carlos Miranda

A Coruña y el deportivismo aún conviven con las réplicas de ese terremoto llamado Lucas Pérez que tomó tierra el pasado sábado en A Coruña. Riazor se rindió ante él en una histórica presentación que acabó con las lágrimas del delantero de Monelos. Su impacto es emocional y también deportivo. Exjugadores blanquiazules como Adolfo Aldana, Manuel Pablo, Alberto Lopo o Paco Liaño analizan su llegada al club coruñés y a Primera Federación, valoran todo lo que le puede aportar a un equipo necesitado de gol y de un referente ofensivo e incluso arrojan luz sobre las piedras que se puede encontrar en el camino, a pesar de bajar dos categorías para ascender al Deportivo.

Deberá acoplarse

“Es una locura, aún no me lo explico”. Elexdeportivista Adolfo Aldana, residente en Cádiz, aún no salía de su asombro por la decisión adoptada por Lucas. Asume que una apuesta tan arriesgada le convierte en un “ídolo para una ciudad que da mucho cariño” y cree va a ser “un jugador muy resolutivo” en la categoría. Pero advierte, además, que también se va a tener que adaptar, que no va a ser llegar e hincharse a marcar. “Le llevará un tiempo, quizás. Con su calidad y estado de forma, debería marcar la diferencia, pero no es el mismo ritmo de juego y la inteligencia táctica el de los jugadores con los que va a estar ahora. Hay que sincronizarse para los pases, los desmarques. Y una cosa es su rendimiento y otra el del equipo”, avisa antes de describir a un futbolista que golea y hace jugar, un futbolista al que vio en directo en el último Cádiz-Almería. “Le gusta bajar a recibir, tocar. Le da mucho sentido al juego y claridad. Se notó el otro día en cuanto salió al campo en su último partido”, admite.

Aldana: “Va a ser un ídolo para su gente, pero también va a tener que adaptarse”

Una unión pospuesta

Manuel Pablo ha asistido a todo el proceso del fichaje desde la posición privilegiada de excompañeros y actual entrenador del Juvenil A del Dépor. El canario asegura que su llegada se “lleva alargando demasiado tiempo”, pero en la mente de Lucas siempre estuvo volver. “Sé que es complicado encontrar algo parecido en el mundo del fútbol actual, pero yo lo conozco a él desde hace mucho tiempo, conozco también a su entorno, y siempre han tenido ese sentimiento, esa intención de regresar a casa”, revela antes de valorar lo que supone tener a un futbolista de Primera en Primera RFEF. “Es un salto grandísimo y no solo deportivo, también social y económico. Viene de una categoría superior y con muchas ganas e ilusión. Su llegada ha contagiado a todo el mundo, hay una ilusión tremenda, se nota incluso por Abegondo en el día a día”, cuenta. Manuel Pablo cree que Lucas puede ser “esa estrella que guíe al equipo camino del fútbol profesional”.

Lopo: “Ojalá muchos hicieran lo que él ha hecho. Decide con el corazón”

Encaje en el equipo

“No se justifica en ningún caso la presencia de un jugador como Lucas en Primera Federación, salvo porque el destino es el Dépor y por su romanticismo”. Francisco Liaño siempre fue escéptico con la llegada del ariete a A Coruña y, finalmente, el día 31 se produjo el milagro. Elexguardameta del Deportivo es optimista con su incorporación y con el impacto que pueda tener en el grupo por dos razones: por su propio nivel y porque es justo el perfil de jugador que necesita el equipo como agua de mayo. “En su último partido con el Cádiz salió del banquillo y revolucionó el partido y es Primera División”, avisa antes de encajar cualidades y necesidades. “Es un lujo tenerlo. Además, el equipo necesitaba un delantero porque dependía de Quiles y luego ya estaba Villares aportando en segunda línea. Esa capacidad goleadora es un bien muy escaso en el Dépor de hoy y él vendrá a ayudar muchísimo en esa faceta”, analiza. Su llegada parece ponerle aún más presión al Dépor, aunque él no lo ve así, porque “esté o no él, siempre la iba a haber. Él y el equipo saben que toca convivir con todo eso”.

Manuel Pablo: “Puede ser esa estrella que guíe al equipo camino del ascenso”

Un ejemplo a seguir

Alberto Lopo es hoy entrenador de uno de los equipos cadete del Espanyol, pero hace ocho temporadas compartió vestuario con un joven e incontenible Lucas en su primera experiencia en A Coruña. Desde la distancia se alegra por el paso dado por su excompañero, ya que ha tomado “una decisión de corazón, de sentimiento”, apunta. “Ojalá muchos hicieran lo mismo. Ha dicho ‘yo soy del Dépor y me da igual la categoría en la que esté”, cuenta. Viene de Primera División y está convencido de que en esta cuarta etapa en A Coruña “va a dar un nivel alto”, porque siempre ha respondido, siempre ha sorprendido para bien, como le ocurrió a él en aquel verano del 2014 y en los meses siguientes. “Cuando llegó entonces, no voy a engañar: no lo conocía mucho, pero pronto me llamó la atención. Ese gol, esa potencia, esa capacidad para desmarcarse... No acaba cualquiera en el Arsenal. Y es, además, un chico de la casa, que quiere mucho al equipo y a la ciudad”, relata el ex central blanquiazul.

Paco Liaño: “Que esté aquí solo se justifica porque es el Dépor y por su romanticismo”

Suscríbete para seguir leyendo