Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Lebedenko, para el lateral izquierdo del Deportivo

El club coruñés trabaja en la contratación del ucraniano del Lugo, que acaba contrato en junio | El ex del Karpaty fue importante el pasado ejercicio con Albés y no quiere renovar y su club se abre a una salida

Orest Lebedenko controla una pelota en un partido de esta temporada con la camiseta del Lugo. | // LALIGA

Con la salida de Borja Granero certificada y la cesión de Alberto Retuerta al Hércules a punto de ser anunciada, el Deportivo se centra en la contratación de ese lateral izquierdo profundo que sea una alternativa a Raúl Carnero. El club coruñés trabaja ahora mismo en el fichaje del ucraniano Orest Lebedenko (Lviv, 1998), futbolista del Club Deportivo Lugo que acaba contrato este próximo mes de junio y que ha perdido protagonismo esta temporada en el conjunto de O Anxo Carro. El Lugo está abierto a la negociación para aligerar masa salarial, para cuadrar ese límite que trae de cabeza a los equipos del fútbol profesional y porque el jugador ha dejado claro que no desea renovar. Las partes se afanan en buscar un punto de encuentro en una operación en la que su actual club busca algún tipo de compensación económica, más allá del montante de la ficha que se va a ahorrar hasta el final del ejercicio. El Dépor pretende cerrar la llegada de este joven jugador ucraniano, aunque también maneja otras opciones ante las aristas de la operación.

Lebedenko es un futbolista ofensivo, que incluso puede jugar un poco más adelante por la banda en una especie de doble lateral, maniobra óptima para cerrar partidos. Fue una pieza muy importante la pasada temporada en el Anxo Carro con Rubén Albés en el banquillo y vendría a cubrir las necesidades blanquiazules en ese costado. Aun así y de entrada, su perfil no colma de paso las aspiraciones en el centro de la defensa para convertirse en ese jugador polivalente que podía alternar las dos posiciones.

El ucraniano, originario de la zona oeste del país, llegó al Lugo en 2019, hace tres temporadas y media. Fue entonces una apuesta importante, ya que el club rojiblanco lo vio como una inversión, ya que se comprometió a pagar en torno a 700.000 euros por él con la idea de hacer caja más adelante y así repetir la buena maniobra cerrada con Kravets y su salida como traspasado al Leganés. Aunque al principio a un joven Lebedenko le costó tener protagonismo en el Lugo y tuvo que salir cedido al Olímpik de Donest, vivió finalmente su ejercicio de eclosión en la 2021-22. Esta temporada parecía la predestinada para que se asentase en el equipo, fuese un puntal y, con la carta de libertad en la mano, diese un salto cualitativo que le permitiese seguir progresando en otro conjunto de mayores aspiraciones. Fue incluso titular en la primera jornada ante el Albacete en Anxo Carro, el pasado mes de agosto, pero un golpe en la cabeza le llevó al hospital y un problema en el hombro le dejó un mes fuera. En ese tiempo de ausencia, su competidor, Zé Ricardo, le arrebató el puesto y no ha podido recuperarlo. Ahora, más allá de ese papel secundario de este inicio de campaña, pretende relanzar su carrera y considera que A Coruña es el lugar indicado para lograrlo, aunque tenga que bajar de categoría.

Más movimientos

La hipotética llegada de Orest Lebedenko será la última operación del segundo arreón de la secretaría técnica blanquiazul en este mercado de invierno. Primero le tocó ser despedido a Gorka Santamaría y llegó Lucas Pérez y, ya en esta recta final de enero, se produce la salida de Borja Granero, que llegó a un acuerdo para rescindir su contrato hasta junio con los coruñeses y, acto seguido, firmó por el Castellón, del grupo II de la Primera Federación. “Un enorme placer y una auténtica pasada. Mi familia y yo estamos muy agradecidos por todo. Muchísimas gracias y ojalá todo vaya de diez al final de la temporada, deportivistas. Con todo mi respeto y admiración”, escribió el central valenciano a modo de despedida ayer en su cuenta de Instagram. El siguiente en marcharse será Alberto Retuerta al Hércules, pero habrá más movimientos en los diez días que quedan de mercado.

A la espera de la llegada de Lebedenko y de la salida del lateral ex del Castilla, el Dépor tiene dos fichas libres. Necesita incorporar un extremo ofensivo que sea capaz de superar líneas y transitar con el balón en los pies, algo que, según Cano, no tiene en su plantilla y que le llevó a no agotar las sustituciones en Alcorcón. También precisa encontrar un sustituto para Borja Granero, aunque alguna de estas contrataciones deberá ser la de un jugador sub 23, ya que la salida de Retuerta obligaría a atar a un futbolista de su misma condición si se ocupan las 24 fichas disponibles.

Compartir el artículo

stats