Adrián Lapeña considera que el Deportivo mereció haber derrotado al Rayo Majadahonda con mucha más holgura y recordó las numerosas y claras ocasiones que el equipo coruñés tuvo ya en la primera parte. “Hemos sufrido demasiado para todo lo que hemos hecho. Al descanso podía ser un 2-0 o un 3-0”, resumió el defensa.

Se marchó de Riazor con “sensaciones muy buenas” por la personalidad que mostró el Deportivo después del duro golpe del anterior fin de semana en Santo Domingo. “El equipo ha sabido corregir lo que hizo mal el otro día en Alcorcón, ser valiente sin balón. Hemos sido valientes y hemos tenido varias ocasiones. Podía llegarse al descanso con un resultado amplio. Esta es la dinámica que tenemos que seguir”, apuntó.

De cara a la visita a San Fernando de la próxima jornada, Lapeña espera que el Dépor sea capaz de dar un “paso adelante” a domicilio, donde suele rendir muy por debajo del nivel que acostumbra mostrar en casa. “Fuera tenemos que ser el mismo equipo que demostramos en Riazor. Tenemos que dar ese pasito adelante”, recomendó. Para esa cita del próximo domingo espera Lapeña que pueda estar disponible su compañero Isi Gómez, que tuvo que retirarse tras sufrir un pisotón en la mano. “Al fútbol se juega con los pies. La mano vendada y para adelante el fin de semana”, deseó el defensa riojano.