Solo fue un susto. Roberto Olabe tuvo que ser sustituido en la segunda parte del duelo ante el Mérida y el hecho de que se echase al suelo a la espera de que Mario Soriano le supliese hizo temer lo peor. El mediocentro, nacido en Salamanca y criado en Donosti, sufre finalmente una contusión, no necesita que se le realicen pruebas complementarias y se espera que sea uno más en la sesión de mañana miércoles en la vuelta al trabajo para los deportivistas en Abegondo.

Su disponibilidad permitirá a Óscar Cano contar con 22 de los 24 jugadores de su primer equipo, ya que Rubén Díez es baja por sanción, pero en cambio puede recuperar Arturo, que podría debutar como blanquiazul ante su exequipo. Quien tampoco podrá estar es Raúl Carnero que continúa ejercitándose al margen del resto de sus compañeros en su puesta a punto para superar la rotura de fibras que sufrió hace algunas semanas. Ante este panorama y con los refuerzos, el técnico no tendrá problemas para configurar su once del domingo.