Deportivo | Pablo Martínez Central

Pablo Martínez: “Desde pequeño quiero ganar, siempre ganar, y cuando pierdo me vuelvo loco”

“El dinero no hace todo, quiero jugar al fútbol para vivir algo con un equipo y estoy en un buen lugar”

El central Pablo Martínez, tras el entrenamiento de ayer en el estadio de Riazor. |  // VÍCTOR ECHAVE

El central Pablo Martínez, tras el entrenamiento de ayer en el estadio de Riazor. | // VÍCTOR ECHAVE / Eugenio Cobas

Pablo Jean-Antoine Martínez (Orange, Francia, 1989) quiere recibir un regalo anticipado por su trigésimo cuarto cumpleaños —será el próximo martes— en forma de victoria el domingo en Talavera. Le hace mucha falta al Dépor, lejos de mostrar a domicilio el mismo nivel de fiabilidad que suele ofrecer en Riazor, como volvió a quedar patente la pasada jornada en el campo del Sanse. “Ahora tenemos un segundo partido fuera de casa y es la hora de ganar”, proclama el central, uno de los futbolistas más en forma de la plantilla blanquiazul.

¿Está en su mejor momento desde que llegó al Dépor, con más confianza que nunca?

La confianza la tengo, porque al principio de la temporada creo que no estaba preparado para jugar y ahora que he jugado partidos me siento más listo físicamente y cómodo en el equipo. La gente me ha dado la bienvenida como en una familia. Me siento muy bien en el equipo. No puedo decir que sí [es el mejor momento], porque si digo sí y el próximo partido fallo algo... No. Prefiero hablar en el campo. Si me salen bien las cosas, mejor para el equipo, y si me salen mal, voy a trabajar más.

¿Faltan más dosis de su carácter y liderazgo en el resto del equipo?

No. Tenemos jugadores que son como yo. Cuando veo a Olabe, Villares, Isi… Hay un montón. Suficiente, porque si después pones solo a locos como yo [risas], vamos a hacer tonterías. De verdad, yo lo tengo desde pequeño, eso me viene de mi padre, porque siempre cuando jugaba con él no me dejaba ganar, entonces desde pequeño quiero ganar, ganar, ganar, siempre ganar, y cuando pierdo me vuelvo loco. Entonces a veces haces tonterías, pero también a veces enseñas que estás aquí y que nadie te puede pisar los pies. Cuando vi en el último partido que había cinco jugadores que se iban a por Max [Svensson]... Eso no. Entonces voy a ayudar a mis compañeros y ya está. En los partidos o en los entrenamientos, yo quiero ganar siempre.

Ese carácter también es fútbol.

Sí, claro. No puedes entrar en un campo y decir: ‘Si perdemos, no pasa nada’. No. No hay que perder. Hay que ganar. Si ganamos, sí que pasa; y si perdemos, te vuelves loco.

undefined

Echando la vista atrás, ¿el tiempo ha demostrado que fue un acierto fichar por el Dépor?

Sí. Yo creo que el dinero no hace todo. Tenía oferta de Turquía que era dinero loco y no me apetecía ir solo para ganar dinero. Yo quiero jugar al fútbol para tener sensaciones, vivir una cosa con un equipo, y creo que estoy en un buen lugar. Hay que vivir algo este año y ojalá que lo vivamos todos juntos.

¿Está llegando a un nivel incluso comparable al que tenía cuando jugaba en la máxima categoría francesa?

No, aún falta un poco, porque cuando estaba en la liga francesa… es que no puedes fallar nada. Si fallas algo, ya es gol. Aquí, dependiendo de contra quién juegas, puedes fallar una vez. En el último partido en casa [contra el Mérida] ganamos 1-0 en el último minuto y hemos fallado un poquito, pero ellos la tiraron fuera. Tenemos esa suerte de que los equipos contrarios no nos matan, nos dejan en el partido, y ganamos. No importa la edad. Podemos mejorar a cualquier edad. Entonces, mi momento puede mejorar también.

Llegó al Dépor el último día del mercado veraniego y necesitó un tiempo para ponerse en forma, pero desde que entró en el equipo se ha convertido en uno de los jugadores más queridos por la afición. Incluso lo ovacionaron tras el triunfo ante el Mérida cuando entró en un restaurante próximo a Riazor.

Sí, mejor que aplaudan a que te piten. Cuando te pitan, no vas a comer. Yo fui a comer con mi familia, me dieron aplausos, tenía un poco de vergüenza porque no lo merezco tanto, pero es parte de la afición, que me quiere. Seguramente me voy a equivocar en un partido, pero voy a darlo todo siempre.

Riazor se va a caer cuando marque su primer gol.

[Risas] Ojalá. Yo creo que voy a caer también con ellos, porque estoy intentándolo y no acaba bien la cosa, pero no pasa nada.

Ha estado muy, muy cerca.

Sí, pero si no marco en toda la temporada, pero ganamos y subimos, yo lo firmo ahora. Lo más importante en cada partido son los tres puntos, no que marque yo.

¿Qué le pasa al Deportivo a domicilio?

Sabemos que en casa nosotros dominamos el juego y cuando vamos fuera los campos no son lo mismo que Riazor. Hay que ver cómo está el césped. Nos cuesta porque somos un equipo que quiere jugar al fútbol y a veces cuando vas fuera de casa es imposible jugar. Entonces, no tenemos ese sentido de cambiar el juego. Lo hemos intentado en el último partido fuera de casa y venimos otra vez con un empate. Hay que mejorar porque si queremos ganar puntos hay que ganar también fuera de casa.

¿Llega a afectarles desde el punto de vista mental ese lastre fuera?

No creo, porque cada partido es diferente y nosotros cuando vamos fuera de casa queremos ganar siempre. Tenemos que jugar un juego que puede ser más directo, como lo hacen los rivales aquí, pero nos falta algo de gol, de confianza. Cuando llegue el primer gol yo creo que después vamos a subir.

Solo con Riazor no alcanza para ser primeros, eso es evidente.

No, hay que ganar fuera, lo sabemos todos, y estamos intentando cambiar esas cosas y trabajando bien. Ahora tenemos un segundo partido fuera de casa, es la hora de ganar. Vamos a un campo que es difícil, porque el Talavera no ha perdido en sus últimos seis partidos en casa, pero vamos a intentar cambiar eso. Como jugamos en Riazor tenemos que intentar jugar fuera.

No ganaron en Matapiñonera, pero al menos lograron mantener su portería a cero por segunda jornada consecutiva.

Trabajamos para no recibir gol. Si no encajamos, sabemos que en el partido vamos a tener una o dos y podemos ganar. Tenemos que ser conscientes de que hay que defender como locos y una llegará.

Como central, ¿qué opina del recién llegado Pepe Sánchez?

Yo creo que es un muy buen jugador. Aún es joven. Nosotros estamos aquí para ayudarle. Intento hablar siempre con él y el tío sabe lo que hace. Le gusta la pelea, como a mí, y es muy difícil de superar en el uno contra uno. Tiene mucha calidad. Si sigue trabajando así, su momento va a llegar, pero aún es joven.

¿Qué le parece la gesta de los juveniles metiéndose en semifinales de la Copa del Rey?

Es una locura. Es un grupo de chavales que tienen mucha calidad y creo que se lo merecen. Hay que seguirlos y apoyarlos a tope.

Suscríbete para seguir leyendo