Lucas también cuenta en el mercado de fichajes del Deportivo

Su posición condicionará las contrataciones y la urgente búsqueda de gol de la secretaría técnica | “Se ha demostrado que está más cómodo de segundo punta. El equipo necesita dos delanteros”

Lucas Pérez lanza el penalti que acabaría convirtiendo en Castellón ante la mirada de Svensson y Salva Ruiz. |  // ELOI MARTÍ FOLLONOSA

Lucas Pérez lanza el penalti que acabaría convirtiendo en Castellón ante la mirada de Svensson y Salva Ruiz. | // ELOI MARTÍ FOLLONOSA / Carlos MIranda

Carlos Miranda

Carlos Miranda

El paso fugaz de Rubén de la Barrera por el Dépory la doble lesión de Quiles en el final de temporada dejó vía libre y empujó al técnico coruñés a reconfigurar el dibujo táctico blanquiazul con Lucas Pérez acompañado de Svensson y asumiendo nuevas tareas y volviendo, de paso, a sus orígenes. En su primera etapa explotó como punta en el Dépor y en este 2023 de su regreso llegó para ocupar la posición más avanzada. Pero el paso de los años y el reasentamiento de su fútbol hacen que la dirección deportiva deba repensar cuál será su posición y su rol en el equipo de la 2023-24, algo que tendrá incidencia directa en los próximos movimientos de la plaza de Pontevedra a la procura de esos tantos perdidos. Cuanto más lejos juegue del área, más gol deberá buscar fuera de casa. Daría más fútbol, perdería presencia en el área rival.

“Como mejor ha rendido siempre Lucas es lo más centrado posible y como segundo punta y con un punta de referencia, como Joselu, Boyé, Choco Lozano o Negredo”. El entrenador José Ángel Salgado tiene claro dónde se le sacarían más réditos ahora mismo al coruñés. Se entendió con Svensson, pero le vendría mejor algo “un poco diferente”. “En los últimos partidos es cuando se le ha visto más cómodo, aunque haya metido menos goles. Tiene capacidad para asistir, una muy buena lectura...”. Tito Ramallo, ex entrenador del Fabril y ex coordinador de la cantera blanquiazul, también lo ve “más cómodo” en esa posición: “Cuanto más participe, cuanto más facilidad tenga para llegar, mejor le irá. Él es un segundo punta. Todo eso y la llegada de un nuevo entrenador condicionarán el mercado. Creo que ahora mismo es una de las posiciones más huérfanas del equipo”, apunta el entrenador.

Salgado y Ramallo coinciden en que el Deportivo debe contratar “dos delanteros casi con toda seguridad” a la espera de lo ocurra con Arturo que cuenta con unas características que podrían encajar con lo que requiere el Lucas segundo punta, pero que no tiene asegurada su presencia en el equipo. Tiene un año más de contrato tras ser fichado hace seis meses pagando por él al Sanse. Hoy su continuidad está en el aire.

Más allá de lo que ocurra con el cartagenero, el Deportivo acometerá operaciones de riesgo en esa posición y no se puede permitir fallos. “Ahí el Dépor tiene que ir sobre seguro”, apunta José Ángel Salgado. “Si hay una posición en la que no se puede permitir el lujo de experimentar es esa. Es donde más fiabilidad hay que buscar”, asume. Ramallo también reconoce que es una búsqueda que está altamente expuesta al fallo y lo condiciona todo al estilo del entrenador, pero sobre todo al dibujo táctico al que recurra. No es lo mismo el 4-3-3 de este año que lanzarse a jugar con un 4-2-2 que requeriría más efectivos.

Abegondo aparece también en este escenario como un complemento y emerge el nombre de Martín Ochoa. “Es perfecto para hacer esa función de tercer delantero, para jugar con Lucas. Tiene gol y muy buenos movimientos en el área. Podría estar entre el primer equipo y el Fabril. Es interesante”, asegura Salgado del pichichi del Grupo I de Tercera RFEF con 16 tantos a sus 19 años. El Dépor tiene que componer muchos puzles este verano y uno de los más importantes es el de su delantera. Alguna pieza como la de Lucas será llave para vislumbrar su nueva figura.

Arturo lamenta su fallo en A Malata. |  // IAGO LÓPEZ

Arturo lamenta su fallo en A Malata. | // IAGO LÓPEZ / Carlos MIranda

[object Object]

La salida de Quiles acaba forzando también una metamorfosis en ciernes que se va a producir en las bandas. Por los gustos de sus últimos entrenadores y por las propias características de los futbolistas contratados, el Deportivo ha jugado los dos últimos años sin jugadores propios de banda en su centro del campo. El onubense y Mario Soriano, en mayor medida, han sido los dueños de los costados cuando uno es delantero y el otro mediapunta. Nadie ha apurado la línea de fondo en los últimos 24 meses, salvo por la irrupción de algún lateral. La etapa de Rubén de la Barrera es la única que escapa a esa norma con Yeremay Hernández haciendo daño desde la izquierda. En ese sentido y aunque sea a pierna cambiada, el regreso de Víctor Narro puede tener más sentido ante el hueco dejado por el onubense en una banda derecha que se queda huérfana.