fútbol - Deportivo

Tarde de despedidas en Castellón

El Dépor cierra la temporada con salidas confirmadas en la plantilla y otras en el aire

Los jugadores deportivistas, durante un entrenamiento esta semana en Riazor. |  // CARLOS PARDELLAS

Los jugadores deportivistas, durante un entrenamiento esta semana en Riazor. | // CARLOS PARDELLAS

Marcos Otero

Marcos Otero

Nueve meses después, la temporada del Deportivo echará el telón con el ascenso en el bolsillo y tras cuatro temporadas en la antigua Segunda División B que han parecido el doble. Una vez decidido el campeón de la categoría en Castalia, la plantilla comenzará sus vacaciones hasta el inicio de una pretemporada que probablemente arrancará a comienzos del mes de julio. Lo hará con despedidas ya confirmadas y algunos interrogantes en el aire de cara al regreso a la Segunda División.

Buena parte de los jugadores tienen contrato en vigor, aunque los hay que ya han confirmado su adiós. Quintero, cedido por el Villarreal y sin apenas protagonismo desde su llegada en el mercado de enero, no seguirá. Se esperaba que lo hiciera Balenziaga, pero el defensa anunció el viernes que renunciaba a la renovación que tenía apalabrada en caso de ascenso y lo más probable es que ponga punto y final a su carrera como jugador en activo.

El del lateral izquierdo ha sido un anuncio sorprendente, porque su protagonismo a lo largo de la temporada en las alineaciones de Imanol Idiakez y su ascendencia en el vestuario lo hacían casi un fijo en la plantilla para el curso que viene.

Más clara parece la situación de Salva Sevilla, que finaliza su contrato el próximo 30 de junio. El centrocampista fue perdiendo protagonismo en el segundo tramo del campeonato hasta desaparecer de las alineaciones. Recuperó presencia en el once en estos partidos recientes, ya con el ascenso confirmado, y lo más probable es que esta tarde contra el Castellón vista por última vez la camiseta deportivista tras tan solo una temporada.

Nadie más acaba contrato, salvo el cedido Quintero, pero eso no quiere decir que esta tarde en Castalia no haya más futbolistas que se despidan del conjunto blanquiazul. El club deberá resolver en las próximas semanas la situación de Valcarce y Cayarga, jugadores llamados a ser importantes en la temporada y que sin embargo han estado lejos de las expectativas.

Ninguno consiguió afianzarse en los planes de Idiakez, a pesar de que contaron con oportunidades en la primera vuelta, pero tienen contrato más allá del 30 de junio. Es complicado que tengan hueco en el equipo con la vuelta a Segunda División y al club le interesa resolver sus vinculaciones antes de que finalice el mes para tener más margen de maniobra con el límite salarial el curso que viene.

Los dos pueden representar dos despedidas más de la plantilla que firmó el ascenso. Podrían no ser las únicas, porque hay más futbolistas en situación de incertidumbre. Resuelta la continuidad de Pablo Martínez al menos por una temporada más, queda saber qué ocurrirá con Dani Barcia. El canterano ha estado a la sombra del francés y de Pablo Vázquez en su proceso de formación. Además Jaime también ha renovado de forma automática con el ascenso, aunque eso tampoco garantiza su continuidad. El verano pasado ya fue uno de los candidatos a marcharse, pero Idiakez lo tiene en alta estima.