Entrevista | Iris Arnaiz Centrocampista de la Real Sociedad y exjugadora del Dépor Abanca

Iris Arnaiz: “No sé si ahora es el momento, pero me gustaría volver al Dépor Abanca”

“Siento A Coruña como mi casa, los años que estuve allí fueron espectaculares”

“El Dépor está perfectamente preparado para competir en Primera”

Iris Arnaiz, durante un entrenamiento con la Real. |  // REAL SOCIEDAD

Iris Arnaiz, durante un entrenamiento con la Real. | // REAL SOCIEDAD

Marcos Otero

Marcos Otero

Iris Arnaiz (Gijón, 1994) forma parte del selecto grupo de jugadoras centenarias del Dépor Abanca. La centrocampista fue una de las jugadoras más representativas del proyecto blanquiazul durante cuatro temporadas, antes de poner rumbo a la Real Sociedad en 2021. En Donosti disputó la Liga de Campeones y alcanzó los subcampeonatos de Liga, Copa y Supercopa, pero tres años después iniciará una nueva etapa. La futbolista asturiana analiza sus campañas en la Real, su etapa en A Coruña y el ascenso del Dépor a la espera de decidir su futuro.

¿Cómo han sido estas tres temporadas en la Real Sociedad?

Después de dejar A Coruña con el descenso, Gaby [exjugadora también del Dépor Abanca] y yo nos fuimos bastantes tocadas. Que un equipo apueste por ti te sube la moral. Coincidimos con la época dorada del Barça, que es bueno y malo a la vez, porque no hemos podido conseguir ningún título, pero quedar subcampeonas de liga, de Copa y de Supercopa era algo que no nos podíamos imaginar en nuestra carrera. Eso lo hemos vivido en la Real.

¿Encontró lo que iba buscando después de esa temporada del descenso tan complicada con el Deportivo Abanca?

Encontramos nuevos aires, que es lo que necesitábamos. Psicológicamente fue lo más duro y encontramos nuevas oportunidades, que tanto Gaby como yo creo que aprovechamos bastante bien. Nos volvimos a sentir importantes e intentamos hacerlo también un poco nuestra casa como hicimos en A Coruña.

¿Por qué decide dejar la Real? ¿Es decisión suya?

Al principio querían que renovase, pero tanto el club como yo teníamos claro que mi rol no iba a ser el mismo que durante estos años. Creo que este año he tenido menos minutos de los que he merecido. Futbolísticamente es de los años que mejor me he encontrado y no he tenido tantas oportunidades. Tomar la decisión de irme ha sido un tema deportivo porque personalmente estaba muy contenta con todo en Donosti.

¿Y ahora cuál es su idea?

Quiero continuar mi carrera y aprovechar la cresta de la ola del fútbol femenino. Las de mi generación hemos vivido bastantes cambios y ahora tenemos que aprovechar que el fútbol femenino está en el punto de mira de todo el mundo. Lo único que quiero es disfrutar.

¿Le han llamado del Dépor?

No puedo decir nada.

¿Le gustaría volver?

Siempre he dicho que siento A Coruña como mi casa. Los años que estuve allí fueron espectaculares, incluso el último en el que lo pasamos bastante mal. No sé si es el momento ahora, no sé si será en un tiempo, no lo sé. Lo que tengo claro es que me gustaría volver. ¿Cuándo? No lo sé.

¿Por qué les marcó tanto el club a las jugadoras de su etapa?

Porque casi todas estábamos fuera de casa y sentirte a gusto en un sitio es muy difícil. Además la ciudad vivía el fútbol de otra manera. De las cosas que más orgullosas podemos estar las que estuvimos en esa época es de aquel Súper Dépor, como le llamaban. Si le preguntas a la mayoría de jugadoras de aquella etapa, les encantaría volver. Obviamente nunca va a ser igual, el fútbol va cambiando. Al final no es solo que tú quieras volver, sino también que el Dépor quiera que vuelvas.

Compartió vestuario con Misa, Teresa Abelleira, Nuria Rábano, María Méndez, Athenea del Castillo... ¿Se imaginaba que pudieran tener estas carreras cuando estaban en el Dépor?

No éramos conscientes y es una de las cosas que nos ha hecho bien. Todas nos hacíamos mejores. Lo que hacíamos era disfrutar, sabíamos que teníamos muy buen equipo. Conectábamos muy bien, nos conocíamos muy bien, lo pasábamos muy bien... Eso fue una de las claves para que todo saliera rodado. Coincidimos un grupo de jugadoras con una trayectoria muy positiva y mucho tiene que ver el Dépor, que nos dio la oportunidad y la visibilidad que tenemos hoy en día.

También estuvo con Cris Martínez, que va camino de las diez temporadas en el club después de su renovación...

Es un ejemplo de lo que es el amor por un club. Ella dice que el Dépor se lo dio todo y es una manera de devolvérselo. Ella está súper agradecida al Dépor por darle esa oportunidad y así es como lo demuestra, renovando.

¿Cómo vivió el ascenso del Dépor Abanca tres temporadas después?

Mis compañeras debían pensar que soy una pesada, pero es que siempre estaba diciéndoles que ojalá subiera el Dépor. Siempre me cambio la camiseta con Cris al final de la temporada. Mientras estaba en el autobús o viendo los partidos estaba con ella puesta como una aficionada más.

¿Qué se va encontrar en la vuelta a Primera División tres temporadas después? ¿Ha cambiado mucho la categoría?

Tanto el nivel físico como el técnico han subido muchísimo. El táctico se ha elevado mucho. Es verdad que el Barcelona está a un nivel casi imposible de conseguir. El Dépor se tiene que preparar muy bien. Sabemos que sabe jugar al fútbol, porque tiene jugadoras para hacerlo, pero tiene que aprovechar la pretemporada para subir el nivel de competitividad. Es verdad que el nivel entre Primera y Segunda es muy pequeño, no es tan abismal como era antes. A nosotras nos costó, el Granadilla nos dio un toque de atención en el Teresa Herrera, pero el Dépor está perfectamente preparado para competir en Primera.

¿Cómo afecta ese dominio tan autoritario del Barcelona?

Enfrentarte con las mejores tiene que ser una motivación, estar a su altura. Marcan un poco el camino a seguir. El Barça lleva apostando mucho por el fútbol femenino, durante mucho tiempo, y ahora está recogiendo sus frutos. Si los clubes quieren acercarse a su nivel, van a tener que invertir. Creo que está pasando, poco a poco están apostando por el fútbol femenino.