Fútbol - Deportivo

Cambio de guardia en un Fabril por rehacer

Con la generación dorada fuera o optando al primer equipo o a una cesión, al filial le tocará reinventarse

Brais Val, en primer término a la derecha, pugna por una pelota con un jugador del Langreo. |  // CARLOS PARDELLAS

Brais Val, en primer término a la derecha, pugna por una pelota con un jugador del Langreo. | // CARLOS PARDELLAS

Carlos Miranda

Carlos Miranda

El Fabril sufrió lo indecible para salvarse en su estreno en Segunda RFEF, pero Óscar Gilsanz destacaba casi en cada intervención que todo ese sufrimiento era también aprendizaje para jóvenes que en su mayoría disfrutaban de su primera o segunda temporada sénior, alguno incluso era juvenil. Esa pasantía acelerada hará que muchos de ellos apunten más arriba, a Primera RFEF, y que el filial deba afrontar una peligrosa reconstrucción en una categoría tan exigente para las camadas jóvenes.

Con Jairo Noriega y Brais Val fuera tras haber rechazado las propuestas de renovación por diferencias deportivas y con Yeremay, David Mella, Iano Simao e incluso Rubén López con otros vuelos, al Dépor le quedan en su filial un puñado menor de baluartes de su generación dorada y aledañas a los que la Segunda RFEF también se les ha podido quedar pequeña: Martín Ochoa, Kevin Sánchez, Mario Nájera o Diego Gómez.

El Dépor ya ha comunicado, de hecho, a algunos clubes de Primera RFEF que jugadores como los dos riojanos o el lateral de Guinea Bissau están en el mercado para ser cedidos. La pretemporada dictará sentencia, pero su sitio no parece ni en el primer equipo ni en el segundo. Necesitan un escalón intermedio y el Dépor, además de contemplarlos en operaciones a préstamo, está buscando de manera activa un club amigo para que sea su destino. Que tengan espacio y minutos, que estén controlados y a gusto es el deseo.

Hay tres casos en esa retahíla de jugadores que admiten matices. Rubén López será jugador del primer equipo a todos los efectos, más allá de que pueda disponer de una ficha del Fabril. Su contrato no exige que esté entre los 25 jugadores de un Idiakez que cuenta con él después de la confianza que le ha demostrado en todos estos meses.

Diego Gómez y Kevin Sánchez, ambos con contrato hasta 2028, son los que tienen la puerta del primer equipo más entreabierta, aunque por edad su realidad pueda ser diferente. El zurdo de Amoeiro tendrá el verano para mostrarse y para hacerse un hueco en una posición, el juego de bandas, en la que el Dépor busca a dos futbolistas que sean alternativa a Mella y Yeremay con el recientemente renovado Davo en la recámara. Estará el extremo por la derecha, nacido en 2004, en dinámica del primer equipo, pero según el hueco que tenga arriba puede quedarse para alternar o sumarse a los futbolistas cedibles, como es el caso de Iano Simao, Mario Nájera o Martín Ochoa. El Dépor juega también con la variable de que necesita futbolistas capitales para amarrar una permanencia en Segunda RFEF que no será sencilla, más con una potencial descapitalización.

Kevin Sánchez, por su parte, afrontará su primer año sénior después de haber logrado la pasada temporada ocho goles con el Fabril en Segunda RFEF y uno en Copa con el Dépor. Estará a las órdenes de Idiakez ya en pocas semanas y puede acabar alternando el primer y el segundo equipo esta temporada. Otro de los jugadores que tiene mercado en Primera RFEF es Alfaro, llegado en invierno, pero el filial se ha quedado huérfano en esa posición.

Con todos estos condicionantes y ante la posibilidad de refuerzos contados desde la base —Guerrero y Mardones son los que pueden tener más protagonismo—, el Dépor tendrá que lavarle la cara de manera profunda al filial cuando en Abegondo también hay reformas en las instalaciones y en los cargos directivos de las divisiones inferiores.

Varios frentes abiertos por el director de cantera

Uno de los frentes que era susceptible de una inminente resolución era la llegada del nuevo director de cantera al Deportivo. La idea era cerrarlo en la semana que acaba hoy, pero las gestiones se ha ido dilatando. Ismael Arilla, hasta ahora responsable de la base de Huesca, era y es el principal candidato para ocupar ese puesto, pero hay más opciones encima de la mesa para cerrar un posición capital a partir del cual se acelerarán gestiones y la propia planificación de los equipos. Uno de los temas pendientes, según el propio Fernando Soriano, es la negociación con la AFAC. Hace tres semanas que Albert Gil fue despedido tras diez años en el club, aunque la idea que ya se tenía con los conjuntos de las divisiones inferiores se ha ido desarrollando a partir del director de fútbol y del resto de trabajadores de Abegondo. Será una temporada que para la cantera del Dépor supondrá un reto, ya que se mantuvo el Fabril, el Juvenil A se llevó su grupo y se clasificó para la Copa de Campeones y el resto de conjuntos fueron campeones en sus respectivas divisiones.