Mario Soriano, contrapunto a Lucas y Yeremay: "Es la primera piedra y mejor, imposible"

Su regreso y renovación añade registros a una zona de influencia de la que han sido dueños esta temporada el coruñés y el grancanario: “Eleva el nivel en todos los sentidos”

Lucas y Mario Soriano se abraza, junto a Yeremay Hernández en un partido en Riazor. |  // CARLOS PARDELLAS

Lucas y Mario Soriano se abraza, junto a Yeremay Hernández en un partido en Riazor. | // CARLOS PARDELLAS

Carlos Miranda

Carlos Miranda

Si Imanol Idiakez celebraba hace semanas la vuelta de Mario Soriano con el ascenso, su renovación casi consumada lleva al Deportivo a cerrar uno de los mejores refuerzos del verano. El club coruñés aspira a situarse en la zona alta de la tabla y dar aún varios golpes en el mercado, pero por rendimiento inmediato en la propia Segunda División, edad, conocimiento de Riazor y lo específico de sus condiciones y de su posición, pocos jugadores va a contratar en este periodo estival con el potencial del mediapunta madrileño.

“Es la primera piedra y mejor, imposible”, razona Tito Ramallo, quien cree que “eleva el nivel en todos los sentidos” su vuelta “por el jugador que es, por las posibilidades que da, por su implicación y por la experiencia que ha acumulado esta temporada en Segunda”. El ex técnico del Fabril avisa, antes que nada, que “en Segunda no habrá un once intocable”, como ocurrió la pasada temporada en Primera RFEF, y que la mentalidad debe cambiar porque el Deportivo no disfrutará de la misma superioridad. En ese sentido, será “bienvenido” y, más que una amenaza para la progresión de Mella o Yeremay, es un complemento y contrapunto.

“No es excluyente. El nivel es más alto en Segunda y el Dépor los va a necesitar a todos, es una liga muy larga, además. La responsabilidad habrá que repartirla y hay que tener tranquilidad” con jugadores que, más allá de su potencial, van a debutar en la categoría.

Mario Soriano es un jugador híbrido que puede moverse como mediapunta por el centro, partir desde la banda izquierda e incluso sumarse al mediocentro. Todos esos atributos son gran parte del valor que supone el regreso del madrileño, acrecentado por esa renovación a medio plazo que empieza a coger temperatura. “Mario puede jugar por dentro y por fuera, a mí particularmente me gusta mucho por dentro. A Lucas le ofrece muchas posibilidades e incluso puedes recuperar esa idea de alinear a tres pivotes, pero que el más ofensivo sea él. Era un perfil que para mí no existía esta temporada”, apunta de uno de los debes del ejercicio que acaba en unos días y de una de las razones de por qué el Deportivo solo reaccionó y se encaminó al ascenso cuando recuperó a sus dos extremos naturales, bajó a Lucas Pérez a la mediapunta y colocó a Iván Barbero en la punta de ataque.

Mario Soriano formó parte del contingente de futbolistas cedidos esta temporada por el Dépor, pero no porque quisiese o porque creyese que no tenía hueco en su plantilla. El ex del Atlético ejecutó una cláusula de su contrato para jugar a préstamo en una categoría superior y el equipo coruñés se vio atado de pies y manos. Doce meses después, la jugada involuntaria no le ha salido del todo mal porque ya está de vuelta en Segunda, Soriano regresa a casa como mejor jugador que el que se fue y, encima, está a un paso de renovar. “La jugada tiene doble premio”, admite Ramallo, porque “acumula una experiencia muy importante en Segunda, es joven y siempre ha demostrado su implicación con el club”, razona. Esa “primera piedra” que es Mario Soriano debe llegar acompañada de más, a juicio de Ramallo, para elevar el nivel y la competencia de un Dépor que ya no va a ser, de entrada, el rey de la pista. Eso sí, con el madrileño está más cerca.