"Madoff tenía poco que perder al confesar la autoría del mayor esquema Ponzi del mundo: Se está muriendo de cáncer", asegura el diario neoyorquino sobre el financiero, que el pasado junio fue condenado a 150 años de cárcel, una pena que cumple en la prisión federal de Carolina del Norte.

Según el diario, Madoff, de 71 años, ha comentado su enfermedad con sus compañeros de prisión, a los que ha asegurado que no le queda mucho tiempo de vida.

El diario también recuerda que incluso ya se había apuntado la posibilidad de que Madoff padeciera un cáncer de páncreas, aunque los presos con los que el New York Post dice haber hablado no supieron concretar el tipo de cáncer del que se trata.

Mientras pasan los días en la prisión, y siempre según el diario, Madoff ha estado participando en ceremonias religiosas de purificación y desintoxicación mental y espiritual organizadas semanalmente por presos indios nativos del país que le invitan a participar, al tiempo que se está rodeando del colectivo homosexual de la prisión.

El New York Post asegura que incluso algunas bandas de la prisión están "tratando de reclutar a Bernie" y que hay presos que hasta le hacen algún sandwich para hacerse con la amistad del financiero, que como trabajo en la prisión se dedicar a pintar vallas.