La asociación Facua-Consumidores en Acción denuncia que la liberalización del sector eléctrico no ha beneficiado a los consumidores porque, según sus análisis, no se ha traducido en una bajada de precios y las compañías "siguen sin lanzar ofertas para los usuarios domésticos".

La organización explicó ayer que el ministro de Industria, Miguel Sebastián, prometió "precios más bajos y mayor calidad del servicio" y más de un mes después los usuarios se han encontrado con una subida media del 6% en los recibos, 2,62 euros más que las tarifas vigentes en el primer semestre del año.

De momento, Facua critica que la liberalización no ha introducido competencia en los precios y advierte de que las firmas eléctricas pueden estar esperando a que el Gobierno vuelva a subir las tarifas en enero para lanzar los descuentos.

Entonces, señala la organización, los usuarios encontrarán tarifas más bajas que las fijadas por Industria, "pero no menores que las actuales".