10 de marzo de 2013
10.03.2013
Miguel Agromayor - Presidente de la Federación Coruñesa de Comercio

"El 80% de los comercios que abren en A Coruña cierran a los seis meses"

"Si cerraron tantas tiendas por la crisis, lo normal sería que las que quedan vendiesen más, y no es así" - "La situación es grave porque no hay consumo, y la supresión de la extra hizo daño"

11.03.2013 | 09:38
Miguel Agromayor, en su tienda de muebles en A Coruña. / juan varela

La batalla por la supervivencia que libra el pequeño comercio se tropieza con más de un obstáculo: largas rebajas, ampliación de horarios, las grandes superficies, los alquileres de locales comerciales... Pero por encima de estas razones está la grave caída del consumo, que ahoga al comerciante. Miguel Agromayor, presidente de la Federación Coruñesa de Comercio, cree que el sector debió haberse reestructurado antes de la crisis y augura que para experimentar una "notoria mejoría" deberá esperar "tres o cuatro años"

Una encuesta reciente de la Federación Gallega de Comercio desvela que siete de cada diez pequeños comerciantes de la comunidad sufrieron en estas rebajas de invierno un descenso en sus ventas del 20%, y que seis de cada diez rechazan que el periodo de descuentos se alargue más allá del 1 de marzo. Para Miguel Agromayor, presidente de la Federación Coruñesa de Comercio desde hace doce años, las rebajas han perdido su sentido tradicional y perjudican al pequeño comercio, más castigado que las grandes superficies por la caída del consumo. Por eso pronostica que su situación en general tardará en mejorar.

-Parece que ya ni las rebajas animan a gastar. ¿Se repite esta tónica en A Coruña?

-Las rebajas de invierno transcurrieron sin pena ni gloria. Hubo cuatro o cinco días de buenas ventas antes de Reyes, después lo normal o poco. Es que las rebajas han perdido su encanto. Con la liberalización de precios ya hubo descuentos antes del 7 de enero, que era cuando antes empezaban siempre las rebajas. Antes los pequeños teníamos beneficios si duraban quince o veinte días, hasta que se terminaban los artículos de la campaña anterior, ahora nunca se consiguen vender.

-¿Podríamos decir que los coruñeses se han empobrecido?

-Creo que se le da demasiada importancia mediática a las rebajas. No se puede pensar que son la panacea, cuando al facturar con un 40%, un 50% o un 60% menos, con promociones y varios periodos de descuentos, el balance es negativo, no se ingresa tanto como se espera. Las rebajas son pan para hoy y hambre para mañana. Desde que las grandes superficies las adelantan o alargan, están adulteradas.

-¿Qué le hace más daño al pequeño comerciante? ¿Que el fin de las rebajas se retrase, las grandes tiendas, los impuestos, los horarios comerciales...?

-Creo que este año, especialmente, la supresión de la paga extra, que aunque no iba a ser la solución, se destina sobre todo a regalos y consumo. Las grandes superficies, bueno, es que acaparan más mercado al repartirse la tarta. La subida de impuestos nos afecta a unos y a otros. Pero la situación es grave por la falta de consumo, que se da porque ha aumentado el paro, que a su vez se debe a que solo consumimos el 20% de los productos fabricados en España, incluso los productos de la huerta. Y el problema se da en A Coruña, Lugo, Ourense? en toda España.

-Pero con las nuevas leyes los comerciantes pueden abrir más domingos, por ejemplo.

-La libertad de horarios no beneficia a los pequeños, que pasan de abrir 72 horas a la semana a 90, 15 horas cada día, lo que le obliga a trabajar mucho más o a contratar a más empleados, y en el comercio hay horas puntas y también muchas horas muertas.

-¿En qué perjudica al cliente esa liberalización?

-El cliente no sabe a qué atenerse porque cada comercio pondrá las rebajas cuando le convenga. Tendrá que estar pendiente de los precios y se desorientará por completo los primeros años. A ver cómo actúan los pequeños con esta liberalización, que ofrecen lo que tienen, mientras que los grandes compran para las rebajas. Las administraciones deberían tratar de equilibrar la situación porque las empresas pequeñas también crean empleo.

-¿Cuántos empleos ha perdido el pequeño comercio coruñés en los últimos años?

-En el año 2000 había 7.500 comercios pequeños en la ciudad y una media de 2,5 trabajadores por negocio. En 2011 la cantidad bajó a 3.500. A día de hoy hay unos 2.200 sin contar franquicias. De los 16.000 empleados de hace doce años hemos pasado a 3.400 en la actualidad. Algunos de esos puestos que se perdieron fueron absorbidos por los grandes espacios.

-¿Qué necesita el comercio coruñés para revivir?

-Debería haber una reforma del comercio pequeño, independientemente del número de grandes superficies que haya. Porque hace años éramos muchos con respecto a ciudades industriales españolas. Había muchos comercios por habitante. Se pensó entonces en una reestructuración, pero aparecieron los grandes centros comerciales y para colmo llegó la crisis. Si han cerrado tantos desde entonces, lo normal sería que los que quedan vendieran más que antes, pero no es así. Los pequeños ya ni pelean entre sí, son los grandes los que se quitan clientes unos a otros.

-Usted pronosticó en 2008 que las grandes superficies de A Coruña iban a cerrar.

-Así es. Algunas no funcionan. Fijémonos en Dolce Vita. En el centro comercial de Elviña. O en el Bulevar del Papagayo, que es más pequeño pero no funciona. Y otras, incluso de mayores dimensiones, están como están. Se proyectaron pensando en abrir todos los domingos, porque durante la semana están vacías. - incluso los fines de semana hay que fijarse también en cuánta gente va cargada con bolsas.

-¿Ya no atrae A Coruña como foco comercial?

-Antes el entorno de A Coruña venía mucho a comprar a la ciudad. Hoy ya no. Los estudiosos del mercado se equivocaron con tanto centro comercial. Lugo o Santiago tienen uno o dos. En Carballo también hay dos, y allí compras ropa buena, no vienes a por ella a A Coruña.

-Tal y como está el sector, ¿anima usted al emprendimiento, al joven comerciante que quiere abrir un pequeño comercio?

-Es fácil dar consejos. Yo sería muy cauto. Es lógico que la gente joven que no trabaja tenga ilusión por abrir un negocio, desarrolle ideas e invierta. Abren muchos comercios en A Coruña, pero el 80% de los que lo hacen tardan unos seis meses en cerrar.

-¿Qué les aconseja entonces?

-Que antes de abrir se lo piensen mucho. Tienen que saber muy bien qué nidos de consumo hay en esta ciudad. Porque hoy hay de todo y en todos los sitios. Si yo viera una lucecita en algo que fuera distinto a lo que ofrecen los demás, pues me lanzaría a ello.

-Pensemos en que la situación no va a seguir siempre así. ¿Mejorará en 2013? O de lo contrario, ¿para cuándo la recuperación?

-No espero ninguna mejoría este año, pero espero que no haya empeoramiento. Calculo que para vivir una mejoría notoria habrá que esperar tres o cuatro años. El consumo mejorará cuando de los productos que fabriquemos en España compremos el 40%.

-¿Los elevados alquileres en el centro de la ciudad lo han vaciado de tiendas?

-Y eso que desde hace dos años los dueños de los bajos han bajado las rentas sustancialmente. Estaban obligados. Pagar una renta alta fue mortal para muchos negocios. Aún tardaron en bajar cuando estalló la crisis, y ahora los baja todo el mundo. Pero siguen siendo altos para lo poco que se vende. Los comerciantes llevan las de perder en el centro. Para un 90% de los comercios estar en el centro no implica vender más que estando en Os Mallos.

-¿Cómo afecta al turismo la crisis del pequeño comercio del centro urbano?

-El turismo ha aumentado y el Concello lo fomenta. La gente viene, pasea y disfruta de una ciudad bonita. Pero creo que hay que impulsar más el turismo cercano, con viajes y visitas a lugares próximos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia