El Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), que avala el pago de indemnizaciones y salarios a los trabajadores de empresas insolventes o en concurso de acreedores, destinó 935,4 millones al pago de sus prestaciones en los once primeros meses del año, un 9% menos que en 2015. Según los datos del Fogasa, 614 millones fueron para abonar indemnizaciones y 321,4 millones, para salarios.

El organismo tramitó en los once primeros meses del año 93.404 expedientes (9.532 menos que en 2015) que afectaban a 34.709 empresas (3.050 menos) y 132.545 trabajadores (17.007 menos). Del total de beneficiarios, 83.638 eran hombres y 48.635 mujeres, y cobraron 631 y 302,1 millones, respectivamente.

En función del motivo de la solicitud, la mayor parte fue para saldar ejecuciones laborales (466,7 millones), seguido de concursos (457,4 millones) e indemnizaciones por responsabilidad directa (11,2 millones).