Tres años y cinco meses después de las últimas comparecencias, las del exgobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, y la que fue conselleira de Facenda y una de las principales impulsoras de la fusión, Marta Fernández Currás, ambas por escrito, el Parlamento reabre su investigación de las cajas. Que tiene más de cuestión formal que de contenido. El cambio de legislatura provocó automáticamente la caducidad de la comisión sin que ni siquiera llegasen a presentarse las conclusiones. Y es lo que quiere hacer ahora el PP gallego. "Acabar los trabajos", señala Pedro Puy, portavoz en O Hórreo. Solo eso. La mayoría popular deja poco margen para el convencimiento unánime de la oposición de que queda todavía mucho por analizar. En Marea, PSdeG y Bloque reclaman nuevas intervenciones, incluida la del presidente de la Xunta otra vez. Pero Puy defiende que las que hubo son "suficientes" y restringe las novedades a las sentencias condenatorias de los antiguos directivos por las prejubilaciones. No se examinará, pues, la abundante documentación que hay en la Audiencia Nacional sobre el estado real de cada una de las entidades, el proceso de venta de NCG ni tampoco las posibles operaciones irregulares que el FROB llevó a la Fiscalía, entre las que destacan las relaciones de Caixa Galicia y su ex director general, José Luis Méndez, con Astroc, la inmobiliaria que simbolizó el pinchazo de la burbuja del ladrillo en España o la venta de una parcela en Madrid por la que Anticorrupción tomó declaración como imputados a Pego y Gayoso.

Las diputadas populares Marta Rodríguez Arias y Cristina Romero serán la presidenta y la vicepresidenta, respectivamente, de la comisión creada ayer para finalizar las tareas pendientes. Manuel Lago, de En Marea, será el secretario. Faltan por concretar las normas y el calendario de trabajo, aunque Puy insistía ayer en que el material que hay llega para "dar esa explicación a la ciudadanía de lo que pasó". El portavoz parlamentario popular desliza que las reclamaciones del resto de fuerzas esconden un interés partidista, "un protagonismo mediático asentado en prejuicios que no se mantienen" y rechaza que la comisión se convierta en "un pimpampum". "No se trata de que vuelva a haber comparecencias que ya se produjeron y estarían sesgadas por el paso del tiempo, sino de acabar los trabajos", asegura.

Una respuesta a la petición de que repita Alberto Núñez Feijóo. "Pedimos que comparezca el presidente de la Xunta para explicar algunas cuestiones que están de actualidad y que desde el BNG pensamos que señalan directamente su responsabilidad en dos asuntos que consideramos muy graves", señala Ana Pontón, en referencia al año de transición que se aprobó tras la unión de las cajas y que, según los nacionalistas, "fue el tiempo utilizado para hacer esas ilegales indemnizaciones" ; y a la "venta apresurada, un regalo en la práctica".

Xoaquín Fernández Leiceaga, del PSdeG, demanda "claridad" en los hechos para "una explicación convincente". De ahí la solicitud para que vengan al Parlamento gallego Fernández Ordóñez, esta vez en persona, o el director del FROB.

"Queremos investigarlo todo", apunta Lago, que habla de "estafa" y de "actores evidentes como los autócratas que dirigían las entidades" o "los responsables políticos que tomaron decisiones en todo el proceso". El diputado de En Marea incide en responsables "directos o indirectos" que "estaban en el Banco de España, la Xunta y el Gobierno central".

Ferrol retira la distinción a Pego

El concello de Ferrol anulará en su próximo pleno el reconocimiento de Ferrolano del Año a José Luis Pego en 2008. "El propio reglamento de distinciones y honores prevé la retirada de esta distinción", anunció el alcalde, Jorge Suárez, tras la aprobación en la junta de portavoces local de la medida por unanimidad.