El nuevo presidente de la Asociación Gallega de Empresa Familiar (AGEF), Víctor Nogueira, reclamó ayer a la Xunta menos burocracia y un "marco fiscal" más favorable al empresario. Tras tomar las riendas de la entidad, en sustitución de Emilio Pérez Nieto, el presidente del Grupo Nogar advirtió de que las firmas gallegas "deben ganar músculo" pues las empresas con más dimensión son las que tienen "más opciones de perdurar en el tiempo".

Víctor Nogueira se convirtió ayer en el quinto presidente de la Asociación Gallega de Empresa Familiar. Sucede a Emilio Pérez Nieto, del grupo Pérez Rumbao, que estuvo al frente de esta institución durante seis años.

El relevo se produjo en la Asamblea General de la Empresa Familiar celebrada ayer en Santiago y a la que asistieron el titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; el presidente del Instituto de la Empresa Familiar, Ignacio Osborne; el vicepresidente de Abanca, Juan Carlos Escotet; y el Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España, Carlos Espinosa de Los Monteros.

En su primera intervención como presidente de la AGEF, Nogueira advirtió de que asume el cargo con el "reto envidioso por el pasado, y estimulante por el futuro, de conseguir igualar el listón que deja Pérez Nieto en esta institución". En este sentido, aseguró que los errores que pueda cometer "nunca serán por falta de constancia o interés".

En presencia del presidente de la Xunta, el responsable del Grupo Nogar reclamó a la Administración "más eficiencia en los servicios públicos, racionalizar la normativa existente y un marco fiscal más competitivo para estar en igualdad de condiciones o incluso en ventaja respecto a otras comunidades".

En su opinión, son dos los retos de la empresa familiar. Por un lado, la formación. "La educación empresarial es algo básico", apostilló. Por otro, la apuesta por la internacionalización. "Porque por mucho que vayamos fuera nunca abandonaremos a terriña", añadió.

Nogueira preside el Grupo Nogar, centrado en los sectores logístico, comercial, inmobiliario y energético y gestiona terminales agroalimentarias y de carga general en seis puertos gallegos y otra de contenedores en Brasil y Perú.