08 de julio de 2018
08.07.2018

La visión antagónica de Alemania y Francia y las crónicas reticencias del Norte y Sur

Se dice que la UE no deja pasar la ocasión de perder oportunidades, pero el proyecto se mueve, aunque sea 'in extremis' y al borde del abismo

08.07.2018 | 02:03

El eje París-Berlín fue crucial en la construcción europea y apunta a que seguirá siéndolo. El acercamiento de la canciller alemana, Angela Merkel, a las directrices más entusiastas del presidente francés, Emmanuel Macron, en defensa de la reforma e impulso del proyecto europeo durante la cumbre franco-germana del 19 de junio en el palacio de Meseberg, supuso la mayor concesión verbal en mucho tiempo de la dirigente germana a las posiciones europeístas más avanzadas.

La posterior cumbre europea del 28 y 29, casi monotemática sobre la inmigración por la amenaza de ruptura del Gobierno tripartito de Berlín a causa de la disidencia de la CSU socialcristiana y ante el temor a que se conformara el anunciado eje hostil Roma-Viena-Baviera, enfrió los proyectos de Macron y las nuevas convicciones de Merkel. Todo fue postergado.

Francia abandera las demandas de más integración económica, fiscal y financiera, y Alemania ha militado en la exigencia de mayor rigor fiscal, saneamiento financiero y de las cuentas públicas y mejoras de productividad y competitividad de los socios menos disciplinados antes de avanzar por esa senda.

El profesor de Economía en Princenton Markus K. Brunnermeier dijo en enero que la mayor falla que subyace en el proyecto europeo son las profundas diferencias económicas y conceptuales de los dos mayores países de la UE, lo que definió como "un problema ideológico, de visiones económicas diferentes y modos de pensar distintos". Aunque estas discrepancias se apoyan, dijo, en "intereses diferentes", su pronóstico es que "encontrarán un acuerdo".

EValores. Del filósofo Immanuel Kant se dice que cuando le preguntaron hacia dónde creía que iban Francia y Alemania, contestó: "Depende de lo que hagan". Pero esta vez va a depender también de lo que hagan los demás.

La división Este-Oeste se está enconando. Polonia, que ha encontrado el respaldo del húngaro Viktor Orban, ha sido advertida de sanciones europeas por quebrantar el principio de la independencia judicial. Otros atributos morales básicos en Europa están en riesgo en la zona.

Los países del Sur siguen incomodando al Norte. El xenófobo ministro italiano y dirigente de La Liga, Matteo Salvini, dijo el día 22 que "en un año se sabrá si Europa sigue unida". En España, el antieuropeísmo carece de relevancia y los sucesivos Gobiernos han sido defensores de una mayor "unión fiscal" como garantía de una unión monetaria sólida frente a los zarandeos de las crisis, que siempre golpean más a los países meridionales. En el Norte esta pretensión se percibe como un intento de las cigarras despreocupadas del sur de garantizarse los flujos de transferencia de riqueza y solidaridad que atesoran las hormigas laboriosas del norte.

EZanahorias. Este esquematismo simplificador se alimenta de decisiones latinas poco ejemplarizantes y que aviva la incomprensión. Cuando España tiene la sexta menor recaudación tributaria de los 28 países de la UE, el mayor déficit fiscal de la Unión en 2017 y la quinta mayor deuda pública, es muy difícil pedir esfuerzos al Norte (con una alta presión fiscal) mientras en el Sur se bajan impuestos para ganar comicios y pactar presupuestos, usándolos, según Cristóbal Montoro, como "zanahorias". Algunos países del Norte, como Holanda, Luxemburgo e Irlanda, han desafiado también la lealtad debida a los socios con sus acuerdos tributarios privilegiados para permitir a las multinacionales eludir impuestos en otros países.

El exministro griego Yanis Varoufakis escribió estos días: "Europa no pierde oportunidad de perder oportunidades". Y sin embargo, se mueve. La UE ha librado las catástrofes y, como dijo Macron el día 29, "avanza en el último momento y al borde del abismo".


Haz click para ampliar el gráfico
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

David Galán, responderá a los lectores de LA OPINIÓN A CORUÑA sobre todo lo relativo a los mercados financieros y la Bolsa. David Galán es director de Renta Variable en Bolsa General y director del programa de Análisis Bursátil de la Escuela de Finanzas, colaborador de XTB, mayor bróker ´online´ de Europa.

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


Enlaces recomendados: Premios Cine