El Gobierno de Venezuela ha prorrogado en otros 90 días la intervención de Banesco, principal banco privado del país, en el marco de una investigación abierta el pasado mes de mayo por la presunta contribución de la entidad a las distorsiones del sistema económico venezolano. El presidente del banco, Juan Carlos Escotet -que también preside Abanca-, calificó la medida de "absurda, injusta y sin fundamento legal".