12 de agosto de 2018
12.08.2018
Enrique Mallón Secretario general de Asime

"Está en nuestras manos sobrepasar el techo de los 17.000 empleos en el naval gallego"

"La previsión de aportar 1.200 trabajadores al sector este año no se va a lograr; vamos a quedar cerca de 200" n "La contratación de extranjeros representa alrededor del 10%"

12.08.2018 | 01:11
El secretario general de Asime, Enrique Mallón.

El secretario general de Asime (Asociación de Industriales Metalúrgicos de Galicia), Enrique Mallón, lleva meses preocupado por la falta de profesionales en el sector, algo de lo que alertan los propios astilleros. Por ello, los niveles de contratación son inferiores a los que podrían alcanzarse de acuerdo con el crecimiento de la actividad en los últimos meses.

-¿Estamos ante una de las mejores épocas del naval gallego?

-Es la mejor época de la última década, sin duda. También es cierto que no hemos alcanzado el nivel de los años 2005, 2006 o 2007, porque todavía tenemos que crecer en empleo, carga de trabajo y facturación. Deberíamos alcanzar los 17.000 empleos en toda Galicia, ya que ahora mismo somos 11.200. En cuanto a carga de trabajo estamos en torno a un 60 o 65% de capacidad entre astilleros y empresas auxiliares. El objetivo tiene que ser llegar al 100% de ocupación y que haya una previsión de construcciones para tres o cuatro años. Todavía hay margen para el crecimiento.

-¿Van a tratar de impulsar esa mejora?

-Es lo que queremos en Asime. Es un despegue consolidado, con buenas previsiones. Todo apunta a que va a haber más pedidos en Galicia, sobre todo con la mejora del precio del petróleo, que puede provocar que volvamos al segmento offshore, que ahora está un tanto abandonado.

-¿Ha tenido ya un impacto en cuanto a empleo?

-En los dos últimos años se han creado unos 6.000 puestos de trabajo en toda Galicia. Tenemos el reto de conseguir profesionales cualificados. Ahora no estamos en una buena situación, ya que no hemos conseguido desarrollar los planes formativos que nos hubiera gustado organizar, pero las empresas están realizando formación de manera interna para las necesidades más imperiosas, a veces también con recursos propios. No ocultamos que hay trabajadores de fuera de Galicia trabajando aquí, lo que no es malo siempre y cuando los profesionales del naval gallego estén ocupados.

-¿Y si no se consigue?

-Si no se pudiera lo que van a hacer los astilleros gallegos es contratar a trabajadores o empresas de fuera de Galicia. Las previsiones que teníamos de aquí a finales de año, en el que queríamos aportar 1.200 trabajadores al sector, no se va a conseguir. En seis meses se incorporaron unos 80 trabajadores nuevos fruto de cursos de formación, lejos de lo que pretendíamos conseguir, y nos quedaremos en cerca de 200 este año por parte de Asime.

-¿Qué hace falta para alcanzar esas cifras que se proponían?

-Debe haber una participación mayor de los agentes sociales, sobre todo de las organizaciones empresariales y sindicales, en la ejecución de esos planes formativos. Solo hay que ver lo que sucedía hace una o dos décadas, cuando teníamos profesionales cualificados para aportar al sector. Se incorporaban más de 1.000 trabajadores nuevos al año.

-Barreras fue la empresa que alertó de la situación y cuenta ya con la firma lusa Irontec para reforzar la construcción del crucero ultrapremium para Ritz. ¿Hay más ejemplos?

-Sí, tanto contrataciones individuales por parte de empresas gallegas como subcontrataciones de firmas de fuera, especialmente de Portugal, Polonia y Rumanía. Es todavía un porcentaje reducido, de cerca de un 10% respecto a todo el naval gallego. Es una obligación social, empresarial y sindical el conseguir el pleno empleo para los trabajadores que han dedicado su vida al naval.

-El sector alerta de que las épocas buenas van por ciclos. ¿Cuánto puede durar la bonanza actual?

-Nosotros creemos que el de los oceanográficos va a ser un nicho permanente y tendrá una larga vida. En cuanto a los pesqueros, se va a seguir con la renovación varios años y en el transporte de pasajeros si hacemos las cosas bien puede venir una buena década para el naval. Queda pendiente el campo offshore, en el que hemos demostrado que podemos ser uno de los grandes constructores mundiales. De esta forma, si se recupera el petróleo (algo que tardará, pero va a suceder) podemos configurar un abanico impresionante de construcciones.

-Entonces, ¿volverán los floteles y otros buques de apoyo a los astilleros gallegos?

-Sin duda, tendremos un momento muy bueno y tenemos que fortalecer el capital social y la capacidad financiera de astilleros y auxiliares para cuando repunte el petróleo. También tenemos un tax-lease sólido y que ofrece mucha seguridad a los inversores, acompañado de una intención de las entidades financieras de participar en el naval. Todo esto con el buen clima laboral actual desde 2009, algo que no podemos olvidar. Está en nuestras manos conseguir que Galicia sobrepase incluso el techo de los 17.000 empleos directos de los años 2005 o 2006. Lo que no debemos perder son constructores navales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

David Galán, responderá a los lectores de LA OPINIÓN A CORUÑA sobre todo lo relativo a los mercados financieros y la Bolsa. David Galán es director de Renta Variable en Bolsa General y director del programa de Análisis Bursátil de la Escuela de Finanzas, colaborador de XTB, mayor bróker ´online´ de Europa.

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia